Home / Hoy Toca / No corro, no grito, no empujo: Medidas precautorias en caso de sismo

No corro, no grito, no empujo: Medidas precautorias en caso de sismo

Quienes vivimos en zonas sísmicas sabemos que en cualquier momento y en cualquier lugar, podemos encontrarnos en medio de un temblor o terremoto. La Ciudad de México ha enfrentado en diversas ocasiones este tipo de fenómenos naturales. En el año de 1985, un terremoto devastó la metrópoli causando daños físicos y víctimas mortales.

A partir de ese momento, los mexicanos unimos fuerzas para ayudarnos; nacieron los topos, hombres valientes que se adentraban en los edificios destruidos, en busca de personas con vida. Pero también supimos conjuntar ideas para establecer mecanismos de prevención y de seguridad en caso de temblor.

Para cualquiera, es necesario conocer los protocolos de seguridad, pues todo parece indicar que el suelo se seguirá moviendo. Aquí presentamos algunas de las reglas de seguridad más básicas, en caso de sismo o terremoto, que si bien no te hará daño conocer, sí puede salvar algunas vidas. Y tú ¿sabes cómo actuar?

Antes:

  1. Precaución: Es importante estar preparado, pues a pesar de los avances tecnológicos, no hay manera de detectar un sismo el suficiente tiempo antes de que llegue.
  2. Ten a mano los siguientes elementos: radio de baterías, botiquín de primeros auxilio, linterna y agua potable.
  3. Aunque parezca extraño, establece las medidas en caso de sismo con tu familia, Ubiquen las rutas de evacuación y el procedimiento que tomarían en caso de siniestro. Realicen simulacros y manténganse preparados. Enseñe a todos los integrantes del hogar, cómo apagar el suministro de gas y demás medidas precautorias.

Durante:

  1. Mantener la calma es menester en el momento de un sismo. Con tranquilidad, ubicar las salidas de emergencia.
  2. Se cree que el lugar más seguro es debajo del marco de la puerta o debajo de una mesa. Sin embargo, si un objeto cae sobre la mesa y la derrumba, también destruiría lo que estuviera debajo de ella. El lugar más seguro es el famoso Triángulo de la vida. El Triángulo de la Vida es el espacio que queda entre un objeto macizo, y un objeto plano que cae encima, por ejemplo una cama y el techo. Si el techo cayera sobre la cama, su propio peso le haría romperse por la mitad y desplazaría las piezas hacia abajo. Entre el techo y la cama quedaría un espacio seguro, y éste es el Triángulo de la Vida. Busca muebles como sillones, camas, escritorios, muebles de madera, lo suficientemente sólidos para sostener peso encima de ellos. Recuerda, el Triángulo de la Vida es AL LADO de los objetos, no debajo de ellos.
  3. Si te encuentras en un edificio, no uses elevadores. Si estás no más arriba del piso 4, procura evacuar conforme a los protocolos. Si te encuentras más arriba, prefiere buscar un Triángulo de la Vida.
  4. Si te encuentras en un automóvil, procura alejarte de puentes o estacionamientos, busca mejor espacios al aire libre. Detén el automóvil una vez que te encuentres fuera de peligro.
  5. Al evacuar un edificio, procura no salir corriendo a la calle.
  6. En lugares públicos, tal como plazas, cines, o escuelas, busca al personal capacitado para estos eventos. Procura evacuar si es posible, o buscar un lugar seguro. Una buena posición de seguridad es la que las manos y brazos cubren la cabeza, y ésta se une con las rodillas.
  7. Mantén atención a niños, adultos mayores y minusválidos.

Después:

1. Si después de un terremoto quedas atrapado en un edificio destruido, conserva la calma ¡estás vivo! Intenta comunicarte con el exterior ya sea con un radio, celular, o haciendo ruido con algún objeto.

2. Si puedes moverte, busca otras personas dentro. Nunca utilices elevadores, y ten cuidado con las escaleras, pueden estar dañadas.

3. No enciendas velas, cerillos, o cualquier tipo de flama, pues puede haber fugas de gas.

4.  Si tu edificio no ha sufrido daños, de igual forma no hagas uso de las instalaciones, pues el sismo pudo provocar daños en las instalaciones de gas y eléctricas. Cierra la llave de gas y apaga el sistema eléctrico.

5. Enciende la radio para mantenerte informado y atiene las indicaciones de autoridades de auxilio y brigadistas.

6. Revisa las instalaciones de la zona para determinar un procedimiento.

7. Intenta ser solidario con las víctimas, y colabora con las autoridades

8. Recuerda que un temblor siempre viene seguido de réplicas, que pueden ser de menor, igual, o mayor intensidad. Prepárate para la segunda sacudida.

Además, mantén siempre los números de emergencia de ambulancias, bomberos, policía, protección civil, y todos los que puedas reunir. Recuerda que no existe demasiada precaución cuando se trata de salvar nuestra vida. Estamos acostumbrados a vivir en una zona sísmica, a despertar a media noche con alerta de temblor, a realizar simulacros constantemente en la escuela y en la oficina. Hemos aprendido que en cualquier momento podemos ser sorprendidos por un temblor, y no lo podemos evitar. Pero lo que sí podemos hacer es estar alertas, ser cuidadosos y preparar a nuestra familia, porque solo así podríamos salvar su vida.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido
Clip to Evernote

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba