Home / Medio Ambiente / Agua esperé y tarde sembré, sabe Dios lo que cogeré. La Hidroponía

Agua esperé y tarde sembré, sabe Dios lo que cogeré. La Hidroponía

  • Últimamente se ha escuchado el término hidroponía, y aunque parece una novedad, ya tiene una larga historia que contar. La palabra se deriva de las palabras griegas hydro (agua) y ponos (labor o trabajo) y significa literalmente “trabajo en agua”. La Hidroponía es la ciencia que estudia los cultivos sin tierra.
  • La hidroponía fue creada a partir de la necesidad de cultivar vegetación y productos alimenticios en lugares con tierras infértiles, para así dejar de importar alimentos extranjeros y generar los propios. No solo reduciría en gran cantidad los costos, sino que los pueblos y ciudades se verían recompensadas por ello.
  • Hubo civilizaciones enteras que usaron variantes parecidas a la hidroponía como medio de subsistencia, e incluso existen datos históricos que afirman sobre los cultivos hidropónicos. Dicen, la hidroponía se conocía y practicaba en diversas localizaciones geográficas. Uno de estos sustentos se refiere a los famosos “Jardines colgantes de Babilonia”. Aseguran que éstos recibían riego por canales de agua. Otros ejemplos incluyen la siembra de hortalizas en “Barcazas” o las chinampas, plantaciones sobre tierras llenas de fango y lama, y sustancias nutritivas del fondo de un lago, el mismo que hoy sostiene la Ciudad de México. La técnica de la hidroponía es también descrita por antiguos jeroglíficos egipcios en los cuales se hace mención a cultivos de plantas flotantes en las riveras del río Nilo.
  • Cierto es, que hay quienes no apoyan dichas raíces históricas y aseguran que los Jardines Colgantes de Babilonia eran cultivos colgantes con tierra y que las “Barcazas” o chinampas también dependían de tierra. Sin embargo, existen pruebas de que el sustrato utilizado, era arena de río que se humedecían con agua y materia orgánica en descomposición.
  • Y pareciera increíble que aunque antiguas civilizaciones en todo el mundo innovaban sus formas de agricultura, las soluciones hidropónicas actuales no se desarrollaron hasta 1935 por el Dr. William Frederick Gericke. Éstos, sin embargo, fueron cultivos sin tierra, pero usando sustancias nutritivas que los egipcios, babilonios y aztecas utilizaron, al principio de forma ingenua y luego con una gran especialización.
  • Si bien la hidroponía es en su etimología, sinónimo de “cultivo sin tierra”, no significa que las plantas necesariamente crecen en el agua, ni colgando, ni en el aire con baños de agua como es el caso de la aeroponía. Hay diversas formas de hacer hidroponía, algunas de las cuales hacen uso de sustratos sólidos que no son tierra, sino sustituyen los nutrientes de ésta con otras posibilidades como la concha de coco, cascarilla de arroz, arena lavada de río, perlita, lana de roca, etc. En estos sustratos las plantas tienen un sostén adecuado para crecer, mantienen la humedad y favorecen la oxigenación de las raíces de las plantas.
  • La tierra es el elemento para el cultivo clásico más común, obvio y a veces pareciera, único. Ofrece sostén, mantiene humedad y cuenta con los nutrientes propios, dependiendo del suelo en el que se haga el cultivo. En el suelo, sin embargo, el flujo de oxígeno no es tan efectivo y se pueden transmitir enfermedades bacterianas y virales, además de factores como la contaminación del suelo y de las aguas subterráneas.
  • Estos problemas no se presentan con la hidroponía, pues el sustrato que se usa en ella sólo ofrece el sostén y la capacidad de mantener la humedad y oxigenación de las raíces de las plantas. No es responsable de aportar nutrientes y es libre de contaminación, plagas y enfermedades. Los nutrientes están en el agua que se usa como solución nutritiva de la hidroponía. Y es allí donde está el verdadero arte de la técnica, en aportar a las soluciones nutrientes adecuados para cada cultivo en sus diferentes etapas; desde el almácigo (semilleros), la germinación, brote, crecimiento, floración, polinización, producción del fruto y cosecha.
  •  Las ventajas de la hidroponía son muchas e incluyen:
  1. No depende de las estaciones de forma estricta pues se puede realizar en invernaderos.
  2. No depende de la calidad de los suelos del área geográfica en cuestión.
  3. Permite controlar la calidad de los nutrientes de forma más objetiva.
  4. Permite la producción de semilla certificada.
  5. Controla plagas, parásitos, bacterias, hongos y virus.
  6. Optimiza el uso del agua, ya que se recicla.
  7. Disminuye el uso de agentes tóxicos.
  8. No usa maquinarias pesadas.
  9. Puede ser altamente automatizada.
  10. Se protege de los efectos del clima.
  11. Permite calcular el retorno económico con un margen de error menor.
  12. Las frutas y vegetales tienden a crecer de forma regular (mismo promedio de tamaño) sin parches de tierra de mejor o peor calidad.
  13. Permite la implementación de cultivos en zonas urbanas y sub-urbanas (incluso en patios, terrazas, etc) en forma de huertos familiares.
  14. No requieren grandes extensiones de tierra.
  • La naturaleza es la primera gran exploradora y pionera de hidroponía. Ella ha cosechado durante años plantas en agua, como lirios, algas y todo tipo de plantas sobre cualquier terreno. Y hoy nos permite también hondar en estas posibilidades de cultivo que sin duda serán de gran importancia si continuamos exterminando nuestras tierras fértiles. Cuidemos entonces ambas opciones, no sabemos cual podríamos necesitar.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba