Home / Medio Ambiente / Autos verdes

Autos verdes

Los autos son, sin lugar a dudas, uno de los medios de transporte más utilizado desde su creación. La producción en serie los hizo más accesibles a la población y redujo distancias que antes parecían inconmensurables. Pero en los últimos años, el debate sobre el daño al medio ambiente ha sido inevitable, y la moda del auto ecológico, un tema que no descansa, ¿ya los conoces?

Muchas empresas automotrices han desarrollado por mucho tiempo, autos capaces de avanzar con energía eléctrica. Son tan efectivos como los que utilizan gasolina, pero más amigables con el medio ambiente, ya que producen cero emisiones dañinas al mismo.

Desde el punto de vista del conductor, los autos eléctricos funcionan de manera similar a un coche convencional con motor de gasolina. La experiencia de manejo es la misma aunque sin el ruido y vibraciones que generan los coches convencionales.

El vehículo de combustión interna funciona básicamente con un motor, cuyo combustible es gasolina o diésel, que transmite movimiento a las ruedas para hacerlo avanzar. Este motor produce altas temperaturas, y requiere un sistema de enfriamiento.  Además, es necesaria una caja de cambios que permita al coche llegar a mayor velocidad, teniendo en cuenta que el motor tiene un número de giros por minuto limitados.

Pero el auto eléctrico funciona, como lo dice su nombre, con un motor eléctrico que transmite el movimiento a las ruedas. Mientras más rápido gire el motor, más rápido irá el vehículo. El combustible de estos coches es la electricidad.  Ésta se almacena en grandes baterías que alimentan al motor, haciéndolo girar.  Mientras más rápido se le pida que gire, más energía absorberá de las mismas.

El coche eléctrico se desentiende del sistema de enfriamiento, pues casi no se calienta. Tampoco necesita la caja de cambios, pues el límite de giros por minuto del motor es muy superior al de gasolina. Y mientras que el automóvil convencional emite Co, Co2, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos no quemados y plomo, el vehículo eléctrico reduce en gran cantidad este tipo de contaminación.

Con lo anterior se puede entender que el espacio y, por lo tanto, el peso, se reducen en gran medida, pero es necesario tomar en cuenta que las baterías son muy grandes, y se necesita una gran cantidad de ellas para asegurar una independencia parecida a la de un coche de gasolina.

Lo anterior se traduce a un incremento del peso del coche, dejándolo incluso un poco más pesado que uno convencional. Por otro lado es necesario incluir un transformador de energía, ya que la electricidad que viene del enchufe normal de pared es de corriente alterna y el motor, como muchos aparatos electrónicos que usan baterías, funciona con corriente directa.

Se puede decir que los autos eléctricos forman parte del futuro del mundo automotriz, pero permaneciendo sólo como una alternativa, hasta que se mejore la tecnología para reducir su costo, su peso y se aumente su autonomía en cuestión de kilómetros a recorrer con una sola carga. El auto eléctrico no va solo, existen otras alternativas en proceso de expansión y de mejora, como son los autos con motor biodiesel o motor de hidrógeno, las alternativas eléctricas como los coches con motor Tesla, de energía solar y las celdas de combustible.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba