Home / A dónde vamos / Ballenas militarizadas

Ballenas militarizadas

Belugas, focas y delfines forman parte del cuerpo militar ruso entrenado en Sebastopol, Crimea. El objetivo es lograr que las ballenas blancas puedan ser utilizadas para proteger a muerte, de ser preciso, entradas a bases navales en regiones polares e igualmente, ayudar a los buceadores de aguas profundas.

El Instituto de Investigación de Biología del Mar de Murmansk para la Armada del Norte del país, ha observado que las belugas son animales delicados ya que, muchos ejemplares enfermaron tras nadar en aguas frías y polares. Las focas asesinas probaron tener un mejor desempeño ya que son más fuertes y con buenas reacciones de vigilancia.

En un programa financiado por la Academia Rusa de Ciencias, se han puesto a prueba focas anilladas, barbudas (siendo éstas las que ocupan primeros posiciones como fuerzas especiales combatientes), grises y de Groelandia, también delfines nariz de botella. Basta con mostrarles un objeto para que la foca lo encuentre en el fondo, es capaz de traer herramientas o llevar algún objeto, además de distinguir a su buceador de un extraño e incluso, matar al recibir una orden especial.

Se sabe que en la década de los 80, la marina rusa abrió un programa de investigación con el objetivo de entrenar mamíferos marinos. El programa se clausuró en los 90 pero en 2017 se confirmaba que el presidente Vladimir Putin reactivó varios de estos programas de entrenamiento con propósitos militares.

Recientemente, en Ingoya, isla ártica de Noruega, a 415km de Murmansk, fue encontrada una pequeña ballena blanca mordiendo las cuerdas y aparejos de pesca. La beluga estaba equipada con un arnés de manufactura rusa. La ballena se comportaba con total naturalidad ante la presencia de los humanos al punto que dejaba acariciarse.

El biólogo Jørgen Wiig, inspector de la Dirección del Servicio Marítimo de Pesca de Noruega comentó sobre la posibilidad de que la beluga haya formado parte de algún experimento militar. Lo que le pareció totalmente claro es que la ballena había estado en cautiverio durante largo tiempo y estaba completamente domesticada.

Según Wiig, la ballena es un animal acostumbrado a recibir comida y por eso se acercó a los pescadores. No se sabe si logrará acostumbrarse a cazar y alimentarse por su cuenta, por lo que su futuro es incierto.

En una entrevista el coronel ruso Viktor Baranets, quien ha escrito al respecto del uso militar de mamíferos marinos, declaró que en Crimea “tenemos un centro para delfines militares, los entrenamos para resolver varias tareas, desde analizar el lecho marino, hasta proteger un área en el mar, además para matar a buzos extranjeros y atar minas a los cascos de barcos extranjeros”.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba