Home / Historia / El cangrejo Heike de espíritu guerrero

El cangrejo Heike de espíritu guerrero

Japón, siglo XII, corrían los últimos días de abril de 1185 cuando, tras cinco años de guerra, el clan de los Genji, aplastaron con contundencia a los Heike en un encuentro final que marcaría el inicio del periodo feudal.

El emperador de los Heike, con siete años de edad, fue tomado en brazos por su abuela y se arrojó al mar. Ambos se ahogaron. De la misma manera murieron muchos valerosos guerreros Heike, incluido su líder. Se dice que el espíritu de estos guerreros aún vive en las profundidades del mar de Japón.

Una de las representaciones del kabuki, teatro japonés, afirma que el espíritu de los guerreros ahogados subsiste en una especie de cangrejo local, llamado heikeganiHeikea japonica. Su peculiaridad radica en que, el dorso del caparazón de estos animales, presenta curiosas rugosidades que semejan una cara humana, gesticulando a la manera de un estoico guerrero japonés.

Según la leyenda, los Heike se transformaron en estos cangrejos al hundirse en las aguas de Dannoura.

Lo que la ciencia dice al respecto es que los cangrejos heikegani son un ejemplo de animales que, en su morfología, semejan algún otro objeto y la selección natural es la causa principal que subyace al proceso de evolución. De tal forma que, en varios casos de animales imitadores, obtiene beneficios para su supervivencia o reproducción.

El caso particular de los cangrejos heikegani, se especula, no es mera casualidad sino que más bien es una adaptación específica que sólo pudo haber sido producida por los pescadores del mar de Japón, quienes, por respeto a los guerreros Heike, por generaciones han evitado comer aquellos cangrejos con mayor semejanza a una cara humana. El resultado es que, a lo largo de generaciones, estos animales se han favorecido de la selección… humana y actualmente es más frecuente encontrar este tipo de cangrejos heikegani.

Por otro lado, la cara en los caparazones también pueden ser explicados por la pareidolia, fenómeno psicológico por medio del cual, la mente tiende a formar imágenes reconocibles a partir de un estímulo vago y aleatorio.

Sin embargo, también existen fósiles de cangrejos emparentados con los heikegani en los que aparecen los supuestos rostros. Y, evidentemente, los fósiles provienen de tiempos anteriores a la batalla de Dannoura e incluso, son más antiguos que el mismo ser humano. Sea como fuere, la representación de la leyenda Heike en el kabuki tradicional, sigue siendo bella.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba