Home / Medio Ambiente / Cómo entrenar a tu halcón: La Cetrería

Cómo entrenar a tu halcón: La Cetrería

cetreriaA partir de que el hombre descubre las posibilidades de su propio cuerpo y el deporte comenzó a ser parte de la vida de los seres humanos, se han inventado cualquier cantidad y versiones de juegos y disciplinas. Algunas explotan sólo la capacidad del cuerpo humano, otras utilizan herramientas. Algunas se realizan entre grupos de personas y otras más sólo un individuo. Y algunas otras se han desarrollado para trabajar entre el hombre y los animales, como la equitación, y en el caso de hoy, la cetrería.

La cetrería es la actividad de caza con aves rapaces, como halcones, águilas y búhos, aves de presa entrenadas para capturar animales al servicio de los hombres. Se trata de una de las primeras actividades en las que el hombre no somete al animal con el uso de la fuerza, sino que se le entrena con reflejos condicionados para la caza y la lealtad. El ave captura presas pequeñas o medianas como conejos, liebres o pájaros. Pero no es una disciplina moderna ni mucho menos reciente. Se descubrió cientos de años atrás, probablemente en la Antigua China.

Las antiguas civilizaciones grecorromanas no practicaron esta disciplina, pero llegaría a Europa occidental con las invasiones germánicas. La primera pista se encuentra en el siglo V d.C. en los mosaicos de la Villa del Halconero, en Grecia. Poco a poco, estas costumbres fueron traspasando las fronteras del Imperio de Roma hacia el Danubio y hasta Portugal. Con la ocupación musulmana en el territorio sur de la península ibérica, los árabes adoptaron las prácticas de cetrería llevándolas al medio oriente.

No es hasta la Edad Media cuando la cetrería alcanza su auge, ligada a la nobleza y los soberanos. Pero poco a poco fue perdiendo terreno frente a la invención del arma de fuego y a los grandes costos entre ambas actividades. Aunque no estaba prohibida la práctica de ésta en clases más bajas, los costos de manutención de los halcones y halconeros para obtener alimentos eran mucho mayores a la manera de hacerlo con pólvora.

Entonces, la cetrería dejo de servir como medio de obtención de presas, convirtiéndose en uno de los ejercicios más exclusivos, dificultosos, pero también desatendidos. Se practica con aves de presa criadas en cautiverio, dejado fuera de peligro a las salvajes. Fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2010, como uno de los métodos de cacería tradicional más antiguos, selectivos y amigables con el medio ambiente. Se unieron a esta declaración de la Unesco Arabia Saudita, Bélgica, República Checa, Corea del Sur, España, Francia, Marruecos, Mongolia, Austria, Hungría entre otros.

En Oriente, específicamente en Mongolia, la cetrería sigue siendo una práctica frecuente como uno de los más recurridos métodos de caza por parte de la población rural. Capturan a las águilas después de que éstas han comido y se les dificulta el vuelo y las conservan en tiendas durante un tiempo, en el que se adaptan al contacto humano, los sonidos y los movimientos. Los entrenadores las llevan sobre su puño mientras montan a caballo, enseñándoles a conservar el equilibrio y no caerse con el galope. Entonces aprenden la tarea más importante, atender el llamado del cetrero. En el resto del mundo, la cetrería es un poco distinta, ya no se hace tanto uso del caballo y no existen los mismos espacios destinados a dicho ejercicio, pues también la cantidad de usuarios es menor.

¿Imaginas entrenando tu propio halcón para la caza, que regresa a tu brazo atendiendo tu señal? Bien, puede ser más sencillo de lo que parece. Principalmente es necesario descubrir si el ave con la que se cuenta es de alto vuelo o de bajo vuelo. Si el ave es de bajo vuelo buscará presas terrestres como ratones, liebres, conejos y pájaros lentos; por lo general se trata de águilas, azores o gavilanes. Si por el contrario se trata de un ejemplar de alto vuelo, se trata de un ave mucho más especializada, como los halcones, que buscan palomas, patos o garzas.

Lo primero que se hace es acostumbrarla al contacto humano y poco a poco será menos agresiva. Se condicionan con el uso de guantes especiales y a base de señuelos con recompensas de comida. Después de un par de semanas, el ave estará lista para comenzar sus prácticas de campo, dejándose libres al vuelo para regresar con el mismo señuelo de la etapa de condicionamiento. Entonces ha comenzado la cacería. Observa como el ave hace acrobacias y extraordinarias piruetas en el aire y la velocidad en la que caen en picada sobre la presa que ya han avistado. Finalmente, el ave regresará a su entrenador después del señuelo.

Sin ninguna duda, la cetrería es una de las actividades más nobles, naturales y bellas que existen. Es la conexión entre el hombre y la naturaleza, la sabiduría, paciencia y tenacidad del hombre para entrenar y disciplinar un ave salvaje y la grandeza, inteligencia y obediencia del ave para saber respetar la relación con el ser humano. No dejemos que este tipo de prácticas se pierdan en el tiempo, son una de las primeras disciplinas que el hombre ideó con el animal, es una forma de respeto a la naturaleza y el innegable reconocimiento de que más puede el hombre lograr con la inteligencia que con la fuerza.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba