Home / Medio Ambiente / El Canal de Panamá

El Canal de Panamá

canalpanamaHace no muchos años, la geografía de nuestro planeta planteaba un serio problema para las embarcaciones marítimas. Y es que el continente americano es tan extenso que ocupa el espacio de polo norte a polo sur. De esta forma, los barcos estaban obligados a dar una larga vuelta hacia La Patagonia, causando retrasos, tiempo perdido y fallas en la comunicación. Pero en 1914 un grupo de ingenieros se reunió para resolver el problema y encontraron un punto muy estrecho que podía conectar las aguas del océano Pacífico con el Atlántico.

Este territorio estrecho significaba una barrera entre ambas aguas, pero con el proyecto adecuado podría ser no solamente el paso de barcos de mercancías, sino un muy importante puerto, punto de intercambio comercial, y una gran oportunidad para el afortunado país. Pero contrario a lo que se cree, este lugar era en México, en el Istmo de Tehuantepec.

En tiempos de Don Porfirio Díaz, surgió la propuesta de desarrollar el proyecto en este lugar de México, pero el Presidente lo negó. Sus razones eran ciertas, pues el negocio mayor sería para extranjeros, encargados de llevar a cabo la magna obra. Así que cuidando sus intereses, Díaz rechazó las ofertas para la construcción.

Francia fue el primero en intentar la construcción del conducto, pero durante los trabajos de excavación, se declararon en total fracaso. El hoyo cavado era grande, pero era necesario romper totalmente la tierra, labor que era mucho más complicada de lo que imaginaban.

Entonces, el Presidente de Estados Unidos de América, Theodor Roosevelt retomó el proyecto con un reto muy grande por delante; fue un gran esfuerzo de la gente que para él trabajaba que duró muchos años, pero finalmente logró separar en dos el gran continente. Muchos años después, el Presidente Jimmy Carter y el General Omar Torrijos Herrera  firmaron el tratado en el que se cedían los derechos y total control a la República de Panamá, responsable por la administración, funcionamiento y mantenimiento del Canal de Panamá. Esto sucedió hasta el 31 de diciembre de 1999.

Durante la construcción fueron retirados más de 183 millones de metros cúbicos de material; la misma cantidad puesta en una fila, podría darle hasta cuatro vueltas al mundo. Diariamente, las compuertas son atravesadas por muchos barcos y cruceros, barcos de carga provenientes de los Estados Unidos y China. En 2007, se inauguró la reconstrucción de una parte del canal a fin de realizar en ella, ampliaciones que, predicen, estarán listas para conmemorar el primer centenario de la obra en 2014.

Pero a pesar de todo, es un hecho que el Canal de Panamá representa la mano del hombre sobre la tierra, que nos beneficia enormemente y cada día, utilizado por empresas y personas. Si este no hubiera sido posible, si desapareciera, nuestras vidas cambiarían radicalmente. El simple hecho de hacer más largos los viajes, haría más costosos los productos. No toda alteración al planeta es nociva, hay proyectos que nos hacen sentir orgullosos y que podemos tomar como ejemplo de unión y cooperación entre naciones.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba