Home / Medio Ambiente / El cine y la educación ambiental

El cine y la educación ambiental

A medida que la tecnología avanza y el hombre mira hacia atrás para evaluar su desarrollo, nos hemos dado cuenta del daño que se ha realizado a nuestro planeta y hemos sido capaces de plantear soluciones para revertirlo. La educación de hoy, comprende un espacio muy especial para el medio ambiente y el cuidado del planeta, generando conciencia sobre los daños y sobre todo, recuperando la relación entre el hombre y el ecosistema.

Es un hecho, los procesos y factores físicos, químicos y biológicos se relacionan entre sí dentro del ambiente. Por ello, la educación ambiental tiene como objetivo, entender el entorno y formar una cultura conservacionista aprovechada por el hombre.

A través de lo anterior podemos definir dos líneas sobre las cuales se basa la Educación Ambiental: la primera hace referencia al papel que juega e interactúa entre sí la naturaleza, donde se definen los ecosistemas, la importancia de la atmósfera, el suelo, el flujo de materia y energía dentro de los diferentes entornos naturales y el comportamiento de las comunidades y poblaciones.

La segunda línea va dirigida a la interacción que hay entre el ambiente y el hombre, y cómo el ser humano ha aprovechado los recursos naturales, y sus consecuencias contaminantes.

Una de las opciones en las que más se ha insistido para intentar concientizar a la juventud es hacerlo a través del cine. En la era de lo visual, la función social del cine documental ha sido inminente para poder transmitir estos mensajes y poder simbolizar de forma casi real, las consecuencias del desinterés en el cuidado de la ecología.

Los documentales más exitosos proyectados fueron “La última hora”, “Una Verdad Incómoda”  y The Cove. Éstos fueron muy particulares, y tenían el fin de observar las reacciones del público.

  1. El documental tradicional es el que menos impacto ha tenido entre los jóvenes. La efectividad para captar la atención del espectador ajeno a la problemática es muy negativa.
  2. El documental de denuncia tiene mayor efectividad ya que su mensaje es inmediato y la denuncia directa parece tener mayor efecto entre los jóvenes. La reacción inmediata es muy positiva, sin embargo, a largo plazo el impacto se disipa.
  3. Las formas del “nuevo documental” son las más eficaces. Al presentar la denuncia como una película de género, el espectador conecta y se engancha de manera más profunda con la historia.

En definitiva, parece que las formas tradicionales del documental ya no sirven para concientizar y comunicar mensajes de alta importancia ya que su efecto a largo plazo es nulo. Pero el “nuevo documental” reúne los procedimientos de una película de género con el contenido del documental clásico. Es la forma idónea para llegar a crear opinión general.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba