Home / Medio Ambiente / Las luces del norte

Las luces del norte

Cada fenómeno ocurrido en el planeta observado por el hombre, ha tenido una posible explicación. Antes de que llegara la ciencia y nos explicara el porqué de este maravilloso espectáculo visual, el hombre tenía en sus manos, la imaginación. Una herramienta que explicaba lo que ocurría en el mundo, la teoría o ficción que más verosímil resultaba era la que se quedaba en la historia para explicarlo.

Las auroras se pueden observar solamente en climas muy extremos, es por eso que donde más comúnmente aparecen es en los polos. Cuando la aurora ocurre en el hemisferio norte se le llama Boreal y cuando ocurre en el hemisferio sur se le llama Austral.

Las culturas de estos territorios dieron como resultado, las imaginativas explicaciones. En Finlandia se le llamaba a este fenómeno “revontulet” cuyo significado literal es “fuegos del zorro”. La tradición oral explicaba que los zorros en las noches mientras corrían removían la nieve con su cola y desprendían partículas hacía el cielo, las cuales reflejaban luces de colores gracias a la luna.

Los esquimales de Groenlandia relacionaban la causa de este fenómeno al mundo sobrenatural, pues decían que cuando ocurría una aurora era por las almas que habían muerto y que subían al cielo.

Los estonios decían que las ballenas con los chorros de agua que expulsan pintaban el cielo. Curiosamente, en casi todos los países donde ocurren las auroras se relacionan con un augurio, en Polonia, por ejemplo, decían que era un anuncio de la guerra.

Pero para que no se queden con la duda, les revelaremos la explicación científica. El lenguaje creíble de nuestros tiempos. En realidad, el sol es el responsable de emitir partículas de manera constante, éstas partículas están cargadas de mucha energía, iones, protones y electrones que viajan en el espacio a velocidades enormes, solamente tardan en llegar a la Tierra desde el sol, dos días. A está ráfaga de partículas se le llama viento solar. Cuando este viento solar entra a la atmósfera de la Tierra, el aporte de energía es tal, que las partículas se transforman gracias a sus niveles de excitación. Cuando termina este choque, las moléculas y átomos regresan a su nivel original y devuelven esta energía en forma de luz.

Dependiendo de que tipo de molécula sea, es el color que emite, por ejemplo, el oxígeno emite los colores primarios como el amarillo y el verde. El nitrógeno puede hacer una luz más azulada y así sucesivamente.

Definitivamente un fenómeno que podría merecer una explicación sobrenatural.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba