Home / Medio Ambiente / La danza de las abejas

La danza de las abejas

Las abejas son insectos prodigiosos, capaces de una comunicación tanto compleja como elaborada.

Desde los años 50, el lingüista francés, Émile Benveniste, basado en los estudios de Karl von Frisch, descubrió que las abejas producen y comprenden verdaderos mensajes mediante el uso del lenguaje gestual. En este lenguaje, todo el cuerpo participa y se basa, principalmente en una danza circular y del abdomen.

Las danzas son una serie de movimientos que el recolector realiza en los panales después de identificar una fuente de néctar interesante y tras haberlo recogido para degustarlo con sus compañeros.

La danza es circular cuando la fuente está a menos de 100 metros de la colmena. En esta danza, la abeja describe algunos movimientos circulares completos variando la dirección incitando, con estos movimientos, a que el resto de las abejas comprueben la calidad del néctar. La danza también permite transmitir el olor de las flores del que la abeja se ha impregnado.

Una danza rápida y veloz, indica la abundancia de la fuente del alimento. A mayor vivacidad, mayor será el número de recolectores que dejarán el nido para ir a la fuente.

La danza del abdomen se ejecuta hacia el panal en un tramo recto describiendo un semicírculo al inicio y otro adicional hacia el lado opuesto al inicio del mismo tramo recto. Mientras tanto, la abeja mueve el abdomen con rapidez a la derecha e izquierda, vibrando simultáneamente las alas.

El número de semicírculos y las veces que recorre el tramo recto indican la distancia de la fuete del néctar de la colmena. Una danza de por ejemplo 24 veces la línea recta en 60 segundos, indicará una distancia de 500 metros. Pero si en los mismos 60 segundos únicamente se recorre 8 veces la línea, indicará una distancia entre 2,500 y 3,000 metros.

Esta danza también brinda información sobre la dirección que las abejas reclutadas deberán tomar para llegar al botín.

Aunque estas danzas son las más recurrentes, las abejas también tienen otro repertorio para ocasiones especiales. Estos insectos realizan la danza de alegría, cuando está a punto de nacer una nueva reina o al final de un día de encuentro intenso y fructífero de comida. La danza del masaje es utilizado para revivir otras abejas cansadas porque están entumecidas por el frío y son incapaces de volver a la colmena.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba