Home / Cultura General / La ilusión lunar, un engaño de nuestros ojos

La ilusión lunar, un engaño de nuestros ojos

A full moon rises over the skyline of New York, as seen from the Eagle Rock Reservation in West Orange, New Jersey

¿Sabías que la Luna no está más cerca en ninguna época del año? Cuando salimos a verla y aparenta estar más grande, en realidad no está más cerca de la Tierra, sino del horizonte. Todo es una ilusión de nuestros ojos.

La explicación es bastante simple, cuando observamos la luna cerca de objetos que conocemos aparenta más grande ante nuestros ojos y cuando la vemos comparada con la inmensidad del cielo, aparenta estar más pequeña. Pero si le han intentado tomar una foto a esa enorme luna, se habrán dado cuenta que sale del mismo tamaño, pues la cámara no se engaña.

La explicación más conocida de este fenómeno es la Ilusión de Ebbinghaus, una ilusión óptica que altera la percepción de las dimensiones relativas. El ejemplo que más se conoce de esta ilusión son los dos círculos del mismo tamaño colocados rodeados de otros círculos.

ebbinghaus

Pensamos que la luna está más cerca debido a la experiencia visual que tenemos. Cuando observamos algo, el cerebro humano calcula el tamaño a partir del tamaño de la imagen proyectada en la retina y del conocimiento disponible acerca de su distancia. Es por eso que cuando un objeto está más cercano a la retina, el cerebro produce una imagen de mayor tamaño que el de un objeto más alejado. Y es así como al aplicar la experiencia y la repetición, el cerebro interpreta que está más cerca.

La Luna siempre está a la misma distancia de la Tierra, pero la ilusión óptica se basa en su aproximación con el horizonte, donde hay objetos con la que la podemos comparar.

Con esta explicación, sobresale la cuestión de porqué cuando estamos en el cielo o los pilotos en un avión, ven la Luna más cerca que si estuviera en el horizonte. Hay otro aspecto importante a notar y es que el ser humano percibe el cielo como un domo aplanado, con el punto más elevado del cielo (el cenit) cerca y el horizonte lejos, es por eso que podemos ver a los pájaros que sobrevuelan nuestra cabeza más grandes que los que vuelan por el horizonte.

Pero no porque sea una ilusión óptica hay que decepcionarnos, la belleza de una Luna “grande” no se minimiza. Así que ahora que la vean pueden gritar ¡Ve qué grande aparenta estar!

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba