Home / Medio Ambiente / La química interestelar

La química interestelar

¿Qué es lo que sabemos de aquel lejano y oscuro espacio que nos rodea? Por un lado, que es un lugar frío (se estima que la temperatura va de los 10 a 100 grados Kelvin), por otra, que la cantidad de polvo es bastante escasa y que lo que existe en abundancia son átomos individuales de Hidrógeno.

Pareciera que no es mucho lo que puede haber de química ahí, sin embargo, son las nubes de polvo lo que realmente interesa a la ciencia. En éstas, existe abundancia y variedad de moléculas polares como el monóxido de carbono (CO) y la especie hidroxilo (OH).

Las moléculas interestelares se forman a partir de componentes simples, mediante proceso de síntesis y no de lo que muchos podríamos suponer, degradación de sistemas complejos.

En el medio interestelar, las reacciones se inician por colisiones de los rayos cósmicos con el hidrógeno y helio. Estos choques producen especies reactivas y cargadas positivamente que inician reacciones en cadena, produciendo las moléculas observadas.

Sucede que en realidad, las moléculas constituyen menos del 1% de la materia del universo, pero, pese a su escasez, influyen significativamente a la evolución de cuerpos celestes.

La química interestelar explica que las partículas de polvo, contenidas en las densas nubes interestelares, se encuentran cubiertas de hielo, el cual, actúa como refrigerante durante el proceso de formación de las estrellas. Lo anterior, promueve la creación de estrellas más pequeñas y longevas, como nuestro bello Sol. Importante es que, lo que sucede al tener una estrella como nuestro astro Rey, es que su estabilidad a lo largo del tiempo, brinda ocasión a que los planetas puedan evolucionar.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba