Home / Medio Ambiente / La taxidermia

La taxidermia

¿Alguna vez has oído la palabra “taxidermia”? ¿Sábes lo que significa?. Realmente, esta palabra engloba pensamientos de todo tipo, excepto lo que verdaderamente significa; la mayoría pensaría que se refiere a temas de terror, o algún tipo de enfermedad, pero la realidad es muy distinta.

El nombre deriva del griego “taxi”, que significa arreglo o colocación, y del griego “dermis”, piel. Se define como el arte de disecar animales para conservarlos con apariencia animada, y facilitar así su exposición, estudio y conservación.

Los métodos empleados por los taxidermistas han mejorado notoriamente durante el siglo pasado. De este modo, sus practicantes pueden emplearse profesionalmente, por ejemplo, trabajando para museos. Suelen poseer conocimientos técnicos en aspectos tan variados como la anatomía, la escultura, la pintura, la disección y el tratado de pieles.

La taxidermia en mamíferos procede de manera inmediata, luego del fallecimiento del animal. Se realiza con ayuda de un cuchillo muy afilado, extrayendo la piel en una sola pieza. Para ello se hace un corte en la parte trasera del animal para que en la obra ya terminada, no se noten las costuras y conserve el atractivo artístico. En las áreas de mayor pelaje es posible hacer los cortes, ya que quedan ocultos, mientras que la piel queda expuesta.

La piel se limpia superficialmente y se sala de forma uniforme, extendiendo la sal sobre la cara, el pelo y el cuero. Una vez seca se procede a la rehidratación de la piel y se comienza con el curtido de ella en tres pasos:

  1. Remojo (la piel se rehidrata y limpia)
  2. Piquelado (la piel se desnaturaliza, mediante salado y acidulado, hasta un determinado pH)
  3. Curtido (la piel se curte y engrasa)

Para realizar el cuerpo, se requiere de la observación del animal vivo y conocimientos anatómicos amplios, además de las medidas del animal. Una vez recubierta con la piel, la escultura del cuerpo se coserá con un hilo resistente, llegando a la parte más complicada, en la cual se le da la apariencia de vida. Ésta es la colocación de ojos, piel y boca sintética.

Una vez terminada la colocación de la piel, se deja a que expulse la humedad del curtido, para entonces, realzar los colores que el animal tenía en las zonas sin pelo, pues este se pierde. Adicionalmente, se restaura alguna posible imperfección.

Por otro lado, existe una técnica basada en congelar en seco al animal, llamada liofilización. Aunque sólo es relativamente efectivo llevarlo a cabo con aves y reptiles, es un método algo más rápido y sencillo que el tradicional, aunque el resultado no es mejor que el de una buena taxidermia.

Una rama de la taxidermia es la llamada cripto-taxidermia. Dicha práctica consiste en reproducir, a través de las técnicas usadas en la taxidermia, animales que actualmente no existen, criaturas mitológicas o demás seres inexistentes.

Sea cual sea la postura de las personas en cuanto a cacería o preservación de especies animales, lo cierto es que el hombre ha podido perfeccionar sus trabajos para poder conservar sus valores. Podría parecer un acto anti-ecológico, pero parte de los altos precios de la taxidermia, se destinan a la conservación del medio ambiente.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba