Home / Historia / Los anillos de Saturno

Los anillos de Saturno

Saturno es el sexto planeta de nuestro Sistema Solar, está casi diez veces más alejado del Sol que la Tierra y es el segundo planeta más grande después de Júpiter. Saturno sobresale por el enorme sistema de anillos que lo rodea.

El planeta de los anillos fue observado por primera vez en 1610 por Galileo quien lo describió como un sistema de tres estructuras esféricas y alineadas. Sesenta años después, el astrónomo holandés Christian Huygens observó que el planeta era un solo cuerpo rodeado por un disco brillante.

En 1676, Gian Domenico Cassini vio el cuerpo central de Saturno rodeado por dos discos brillantes, el anillo A delgado y externo y anillo B, más ancho e interno; ambos anillos separados por una región oscura y aparentemente vacía (División de Cassini).

Doscientos años después, en 1883, el astrónomo A. Common tomó la primera foto de este planeta. Hasta entonces, se pensaba que los anillos eran estructuras sólidas, sin embargo, por los problemas que la premisa representaba para la física, Maxwell propuso que los discos fuesen estructuras formadas por una cantidad gigantesca de piedritas o pequeños satélites orbitando en torno a Saturno. Desde entonces y hasta la fecha se sostiene la propuesta de Maxwell.

Sin embargo, la gran pregunta es ¿cuánto pueden durar estos anillos alrededor de Saturno? Según las leyes de la física, si los anillos son un inmenso enjambre de partículas, probablemente existan colisiones. Este proceso de colisiones resultaría en que el enjambre sería finalmente “tragado” por el planeta.

No obstante, después de tres mil quinientos millones de años, edad estimada del sistema solar, los anillos siguen ahí.

Otras preguntas se hacen con respecto a la División de Cassini, ¿qué es lo que la mantiene?, ¿qué impide a las partículas del anillo A su natural migración hacia adentro?, o bien, ¿qué impide a las partículas del anillo B emigrar hacia fuera y rellenar la División de Cassini?

Bien, resulta que en 1978 dos astrofísicos afamados, Peter Goldreich y Scott Themaine, observaron que uno de los grandes satélites de Saturno, Mimas, ejerce enormes perturbaciones impide la migración de las partículas hacia afuera y las mantiene a raya en el borde externo del anillo, de ahí la explicación del borde interno de la División de Cassini. Por su parte, el satélite Janus, por interacción resonante, controla el borde externo del anillo A.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba