Home / Medio Ambiente / Los pingüinos

Los pingüinos

pinguinos

Hay algo en los pingüinos que nos parece tierno y simpático, pero detrás de ese disfraz y esa forma curiosa de caminar hay un mundo que se rige con las reglas de la naturaleza.

Estas increíbles criaturas de la naturaleza son una muestra de la magia que hay en el planeta Tierra. La forma en la que cuidan a sus crías, su lucha constante por sobrevivir los cambios climáticos al mismo tiempo que buscan la comida suficiente para vivir y su gran manera de organizarse como multitud, entre otras cosas, no dejan de sorprendernos.

Los pingüinos son aves acuáticas, sin embargo no pueden volar y están altamente adaptadas a la vida en el agua. Su “atuendo” distintivo es un camuflaje que los mantiene a salvo dentro del agua. Éstos se encuentran en su mayor parte en el Hemisferio Sur.

En realidad, a pesar de que pasan bastante tiempo en el agua, no se sumergen más de 50 metros. Sus zambullidas son de 2 a 8 minutos y en promedio llevan una velocidad de 10 km por hora mientras nadan.

Sin embargo, el pingüino emperador es la especie de pingüino que más rápido nada. Ésta especie es la más grande, miden hasta 1.15 metros. El pingüino emperador no hace nidos, ya que guarda a sus huevos entre las patas del macho, sólo ponen un huevo por pareja y el período de incubación es de 62 a 64 días cuando comienza la época más fría del año.

En realidad, los pingüinos no se diferencian tanto entre machos y hembras, aunque sí hay algunos roles que respetan, las madres dejan sus huevos con el macho y se van a cazar al mar para mantenerse fuertes. Los padres pierden el 40% de su peso durante los 115 días que pasan sin comer y son relevados por las madres que atienden a la cría por 24 días. Así se van alternando cada 7 días para alimentar a los pichones por 100 días mientras ellos buscan comida para poder proporcionarle a sus crías regurgitando la comida de su estómago.

pinguino-2

Si los polluelos por alguna razón salen de su cobija entre las piernas de sus padres, morirían después de unos minutos.

Para mantenerse calientes, se apiñan unos con otros y así cobijarse del viento. Se van turnando para pasar al interior del grupo, donde relativamente está más caliente.

Cuando llega el verano antártico en diciembre, la plataforma de hielo se comienza a derretir para que el mar abierto surja en su lugar en el momento en que el joven pingüino está listo para nadar y pescar por sí mismo.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (3)

  • SERGIO RUIZ CALVILLO.

    Me parece que les falto comentar que las parejas de pingüinos son para siempre, ya que les son 100 % fieles a sus parejas.
    Es todo un espectáculo verlos salir del mar y “subir” materialmente a la nieve o hielo.

    Responder
  • ALMA ELENA CULEBRO GARCÍA

    Su máxima manifestación…. ES LA FIDELIDAD… hacia su pareja…. son verdaderamente increíbles… y nos dan muchos ejemplos… como de SOLIDARIDAD…. La creación de DIOS NUESTRO SEÑOR, ES ÚNICA…. MARAVILLOSA…

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba