Home / Medio Ambiente / Mar Muerto

Mar Muerto

En la frontera entre Israel y Jordania, se localiza un muy peculiar lago, de saladas aguas, rodeado por montañas. Casi nueve veces más salados que las de cualquier océano, El misterioso Mar Muerto esconde entre sus olas, no solamente un ambiente inhóspito para cualquier ser viviente, sino tantos secretos, como granos de sal.

El Mar Muerto se encuentra más de 400 metros por debajo del nivel del mar, y es el punto más bajo sobre la faz de la tierra. En ese territorio se juntan varios ríos, entre ellos el Jordán. Cuando las aguas de los ríos llegan a su desembocadura, se ven rodeados por tierra y sin escapatoria en el excepcional lago, y evaporándose el agua, dejan asentada una densa mezcla de sales y minerales.

La salinidad del Mar Muerto aumenta a medida que éste se hace más profundo. Se ha calculado que en él se almacenan casi 40 millones  de toneladas de sal, lo que significa una cuarta parte de su contenido, constituida por este elemento. La salinidad es la que da a esta masa de agua, una de sus características más peculiares. La alta concentración de sal, causa que sus aguas sean mucho más pesadas que en cualquier otro lugar del mundo, creando así un piélago en el que es imposible ahogarse. Sumergido, el cuerpo humano se vuelve más liviano que el agua, y flota en su superficie sin poder hundirse.

La fama del Mar Muerto es de nivel mundial, y se le atribuyen características terapéuticas y curativas debido a su mezcla de 21 minerales, que no existe en ningún otro lugar. También es conocido por su variedad de manantiales térmicos y el famoso barro negro, cargado también de minerales y elementos de extraordinarias propiedades.

Existe un amplio repertorio de leyendas en torno a su esencia. Hay quien cree que en sus profundidades se encuentran las ciudades perdidas de Sodoma Y Gomorra. También, aseguran algunos, la zona sirvió de refugio para el Rey David, quien se escondía del Rey Saúl, y para el pueblo de Israel antes de su llegada  Canaán.

Entre las décadas de los años 40 y 50, fueron encontrados en cuevas cercanas al lago, cientos de documentos religiosos. En 1947, un grupo de Beduinos que viajaban por los alrededores, encontraron una colección de alrededor de 800 escritos, en hebreo y arameo, conocidos como los Manuscritos del Mar Muerto, o Rollos de Qumrán.

A partir de los años 20 el Mar Muerto llamó la atención de diferentes industrias, desde la ciencia hasta el turismo. De él, se han extraído toneladas de minerales para diferentes usos, materia prima para tratamientos médicos y cosméticos. Pero también ha recibido millones de turistas ansiosos de conocer el lago donde Jesús caminó.

En 1945, el Mar Muerto abarcaba 1,025 kilómetros cuadrados y hoy apenas alcanza 625. En 20 años las orilla del lago ha retrocedido 600 metros, creando a su alrededor, zonas de barro imposibles de cruzar. En  décadas más recientes, el Mar Muerto ha continuado su propia reducción, aún más, debido a los trabajos realizados por las empresas que extraen su materia prima. Pero finalmente, en julio de 2009, se iniciaron los primeros esfuerzos de conservación para evitar que el Mar Muerto desaparezca por completo.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba