Home / Medio Ambiente / Oso Polar

Oso Polar

osospolares

El oso polar es una máquina de matar perfecta aunque vive en una constante lucha por sobrevivir en un enfrentamiento continúo con las focas anilladas.

Los osos viven en un constante riesgo de vida o muerte con las condiciones a las que se enfrentan, aunque el frío no es un problema pues toda la temperatura de su  cuerpo esta contenida por lo que casi no emanan calor, la primera capa que los recubre es de grasa y los altos nutrientes que obtiene son de las focas que cazan, la capa que le sigue es la piel que es negra, no blanca y sirve para absorber la luz del sol y generar calor. Sobre ella esta el pelo denso y corto blanco de unos cinco centímetros que sirve para mantener la temperatura del oso y cubriendo eso está otra capa de 12 centímetros de grosor de pelo que es completamente impermeable.

Al cazar a las focas los osos se comen la grasa primero para obtener todos los nutrientes posibles que se transforman en mayor energía. La grasa de una foca adulta contiene más de 10,000 calorías. Pero para mantener nutrido a un oso de 2.5 metros de altura y de más de 500 kilos de peso deben consumir alrededor de 16,000 calorías al día.

Además no es tan fácil encontrar a éstas focas, en estas zonas Árticas en promedio hay 2 focas por cada kilómetro cuadrado y si se el oso se encuentra con una, tendrá que atravesar una gruesa capa de 1 metro y medio de hielo para llegar a ella.

Las focas anilladas son mamíferos por lo que tienen que salir a respirar, aspecto que las expone todo el tiempo a ser el alimento del oso.

Los bigotes de las focas detectan la presencia de un oso en la superficie sin verlo, por lo que el oso debe de permanecer inmóvil en el agujero de su intuición.

Cada vez que la foca toma aire pone en peligro su vida, pero el oso debe de adivinar por cuál agujero saldrá la foca.

Las focas tienen sus propias prácticas para salvarse del riesgo de salir a respirar y es que exhalan desde el agua en un agujero y ven si hay un oso esperándolas. Igual la foca no ha tomado aire, entonces se debilita y no le es fácil encontrar más agujeros, por lo que hay casos en los que regresa al agujero del engaño en el que se puede enfrentar al oso que la esperaba o puede salvarse si el oso ya se rindió.

A principios de la primavera es la época en la que se aparean los osos, si hay una hembra y dos machos, los osos pelearán para ganar el premio. El combate se define por la intimidación ya que no comprometen su vida en estos casos. El ganador pasa una semana apareando con su pareja y terminado el cortejo se separan para encontrar su comida ya que ambos saben que la comida es escasa y que juntos no sobrevivirían.

En verano disminuyen sus posibilidades de conseguir focas porque al no haber nieve, los osos no pueden buscar a las focas que están en el agua. Así pasa el verano tratando de encontrar lo que sea para conservar energía para sobrevivir.

En invierno ya podrían cazar pero sus energías ya no son suficientes para encontrar comida. Toda su grasa desaparece y muchos mueren, lo que les permite no extinguirse es que los cachorros que produjo en primavera y que estaban resguardados con la madre nacen y ahora la hembra debe volver a hacerse cazadora.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba