Home / Medio Ambiente / El problema con la herbolaria

El problema con la herbolaria

Se calcula que entre el 70% y 90% de la población rural mundial depende de la herbolaria y la medicina tradicional para atender su salud. Son justamente los hombres, mujeres y niños que viven en estas zonas, los guardianes del conocimiento sobre la naturaleza en su conjunto. Conviven con la flora y fauna silvestres enfrentándose cotidianamente a los procesos naturales junto con los embates de la civilización.

Casi todos los fármacos conocidos actualmente son derivados de las plantas medicinales, en el mundo se ocupan cerca de 21mil y de las aproximadamente 1560 plantas empleadas en el comercio internacional, 90% se recolectan del medio silvestre, apenas un centenar son cultivadas.

Médicos tradicionales, curanderos de las poblaciones rurales, son hoy los depositarios de los secretos de las plantas. Ellos conocen su biología, ecología y cualidades que permiten curar humanos, animales e incluso otras plantas. Sin embargo, se encuentran hoy en peligro de extinción y con ello, se elimina también una visión del mundo y una forma de relacionarse con la naturaleza.

Hasta la fecha los tratamientos tradicionales han coexistido con los desarrollados por la ciencia occidental y la investigación farmacéutica. Irónico es que, la tendencia actual de muchos enfermos, es buscar tratamientos alternativos a los de la medicina occidental, en parte, por lo costoso e ineficaces que resultan muchos de ellos.

De ahí que las farmacéuticas estén volcado la investigación hacia países del tercer mundo donde la medicina tradicional aún es vigente. De esta manera, se conserva el conocimiento sobre herbolaria y muchas veces con el apoyo de los curanderos. Lamentable es que posteriormente, esta sabiduría se patenta para obtener la exclusividad de los recursos y el goce de los derechos económicos en privado.

En países como India y China, la medicina tradicional se ha integrado al sistema de salud. El estudio de las técnicas medicinales de la herbolaria forma parte de los planes de estudio en las universidades y existen programas de protección y cultivo de plantas medicinales.

En México, la riqueza medicinal está calculada en alrededor de cinco mil plantas (entre árboles, arbustos y hierbas) con potencial medicinal. Hasta la fecha se han registrado poco más de dos mil especies en distintas regiones del país.

Algunas instituciones como el Herbario del Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto Nacional Indigenista se han dado a la tarea de recuperar la medicina tradicional implementando programas para el adecuado aprovechamiento de la flora medicinal como parte del patrimonio cultural y natural de la herbolaria mexicana. La Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma de Chapingo y la Universidad Autónoma Metropolitana, también han contribuido para este fin.

¿Será suficiente?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba