Home / Medio Ambiente / Saturno, rey del baile

Saturno, rey del baile

Saturno. El sexto de nuestro Sistema Solar, el segundo más grande después del hermoso Júpiter y el primero con un excepcional e intrincado sistema de anillos que lo rodea.

Descubrir a Saturno desde la Tierra debió haber sido una experiencia gloriosa para Galileo. Sin embargo, con la tecnología de 1610, no pudo apreciar lo majestuoso de sus anillos, sino que únicamente, observó tres cuerpos esféricos alineadas con la del centro de mayor tamaño y dos menores a cada lado.

Llevaría décadas empezar a comprender la estructura de los anillos. Imaginar cómo es que esos dos colosos se mantienen perfectamente en torno al planeta, con una distancia fija, mientras ejecutan un baile preciso en órbita con su planeta, sin duda es una labor para devanarse los sesos.

Bueno, pero alguien ya lo hizo por nosotros. Saturno es una gran masa de gas y tiene forma esférica. Debido a su rápida rotación está ligeramente achatado en los polos. La velocidad con la que un cuerpo en órbita alrededor de Saturno se traslada, depende de su distancia al centro del planeta. Mientras más alejado esté el objeto, más lenta es su velocidad de traslación.

Los anillos de Saturno están constituidos por pequeños satélites en órbita y los que se encuentran más próximos, son los que se desplazan a mayor velocidad, en contraste con los que están más alejados. Cada satélite o piedrita del enjambre sigue la órbita predicha por la ley de la gravedad y tarda un determinado tiempo en dar una vuelta completa alrededor de Saturno.

Lo maravilloso y también lo que hace a los anillos de Saturno una compleja maquinaria de precisión es que, cada partícula cuenta con una velocidad específica, es decir, no existen dos partículas con la misma velocidad de traslación en órbitas circulares de diferente radio. Estamos hablando de satélites cuyas partículas están conformadas por piedritas de algunos metros que orbitan a distancias no mayores de 136mil km desde el centro de Saturno.

Y para mayor magnificencia, resulta que Saturno también cuenta con satélites más grandes localizados al borde más externo de los anillos principales. Entonces, tenemos a un Saturno enorme al centro con un enjambre aplanado de partículas que forman dos maravillosas bandas a su alrededor con una serie de satélites mayores que también orbitan en los bordes más externos.

Sin duda alguna, Saturno es el “rey del baile”.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba