Home / Medio Ambiente / Señor Sol

Señor Sol

El Sol, la estrella más cercana a la Tierra, el astro más brillante, el elemento cardinal en nuestro sistema solar (valga la redundancia), el que sale para todos. Podríamos escribir numerosos párrafos que describan al que hace la vida posible, pero ¿realmente hemos pensado qué es el sol? En este año 2012 casi en término, nos alcanza el constante recordatorio de los Mayas; aconsejan irnos despidiendo del universo, el sol podría ser cómplice principal del Armagedón.

El sol se formó aproximadamente hace unos 4.500 millones de años a partir de nubes de gas y polvo que contenían residuos de generaciones anteriores de estrellas. Contiene el suficiente combustible para permanecer activo por otros cinco mil millones de años más.  Se especula que al final de su vida, el sol comenzará a fundir helio con sus elementos más pesados y causando una multiplicación de su propio volumen. Este proceso será tan grande, que absorbería a la Tierra.

La luz solar tarda ocho minutos en llegar desde el sol a la tierra, pues nos ubicamos a 150 millones de kilómetros de distancia. Es capaz de hacer de la noche, el día, impulsar, en todos los rincones del planeta, incontables formas de vida. La energía irradiada por el sol es aprovechada por los seres fotosintéticos y mantiene en funcionamiento los procesos climáticos. El sol es el origen de la mayoría de las fuentes de energía usadas por el hombre.

La temperatura en el interior del sol alcanza unos 15,000,000ºC, 27,000,000ºF, mientras que la presión supera en 340 mil veces la del aire en la Tierra al nivel del mar.  La zona radiante se ubica por sobre el núcleo. La zona convectiva, se encuentra sobre la radiante. Ambas zonas cumplen la función, mediante mecanismos distintos, de hacer fluir la energía desde el interior del sol a las diversas capas exteriores.

La fotósfera es la zona desde la que se emite la mayor parte de luz visible del Sol. Se considera como la superficie solar, pues representa la capa exterior visible del Sol. Está formada por gránulos brillantes que se proyectan sobre un fondo más oscuro. La cromósfera es una capa exterior a la fotósfera. Su tamaño es de aproximadamente 10.000 kilómetros y es imposible observarla sin filtros especiales, pues es eclipsada por el mayor brillo de la fotósfera. La energía solar pasa a través de ésta región en su trayectoria de salida del Sol.

Las primeras observaciones astronómicas de la actividad solar fueron realizadas por Galileo Galilei utilizando el método de proyección. Galileo descubrió así las manchas solares y pudo medir la rotación solar y percibir la variabilidad de éstas. En la actualidad la actividad solar es monitorizada constantemente por observatorios astronómicos terrestres y observatorios espaciales.

El sol es probablemente uno de los elementos más populares en la cultura de la humanidad. En ella, es un dios, es hijo de un dios y padre de dioses, es un carro de fuego que cabalga a toda velocidad por el firmamento. Pero es también salud, belleza, vida, es nuestro mejor bronceador y nuestra mejor medicina. Un bañito de sol para los bebés es bueno para la bilirrubina, y las terapias solares, dicen, curan todos los males. Mientras tanto, si el sol de hinchará tanto que acabará con el mundo, no lo sabemos, por lo menos hasta dentro de unos días.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba