Home / Medio Ambiente / ¿Te gustan los gatos?

¿Te gustan los gatos?

Conoce cómo hizo la naturaleza para hacer de los gatos unos gráciles felinos. ¡Entenderlos es amarlos!

Gusto

La lengua de los gatos tiene diferentes tipos de papilas. Las que están en el centro, tienen una sensación áspera ya que están formadas por queratina, no detectan sabores, pero su forma de gancho es ideal para acicalamiento y alimentación. Por otro lado, las papilas que se encuentran en punta, bordes e incluso, dorso de la lengua, son gustativas y no son ásperas.

Pueden discriminar entre sabores ácidos, amargos y salados pero ¡no dulces! Ellos tienen 500 papilas gustativas, nosotros 9,000.

Vista

Los gatos observan en dos colores: azul y verde-amarillo. Rojo y naranja son colores que perciben como tonos de amarillo. Su vista es muy sensible a la luminosidad y requieren 5 veces menos luz de la que nosotros necesitamos para poder ver algo. En total oscuridad, nosotros como ellos, estamos perdidos.

Sin embargo, por su sensibilidad a la luz pueden percibir gradaciones de gris, que les ayuda a detectar presas inmóviles y/o mimetizadas en el ambiente.

Tienen gran sensibilidad al movimiento, máxime en condiciones de penumbra. Su visión óptima se sitúa entre 2 y 6 metros.

 

Oído

Captan ultrasonidos, es decir, altas frecuencias, tan agudas que quedan fuera de nuestro umbral de detección. Su capacidad supera el oído de los perros y les ayuda a localizar sus presas. Sus orejas cónicas tienen movilidad independiente, son capaces de girar 180º para apuntar el origen de un sonido.

 

Olfato

El olfato de los gatos tiene 67millones de receptores, nosotros tan solo 5 millones de células olfativas, lo que nos sitúa en clara desventaja. Tienen la capacidad de identificar complejas mezclas químicas, lo que hace complicado esconderles medicamento en su comida.

 

Olfato accesorio

El gato tiene un sentido adicional denominado olfato accesorio que les permite captar feromonas, sus receptores se encuentran en el paladar, en el órgano vomeronasal. Percibir las feromonas emitidas por otro gato, les implica modificar su fisiología y conducta como la sexual y territorial. Seguro los has visto usar su olfato accesorio ya que estiran el cuello, abren la boca y fruncen el labio superior.

 

Tacto

La nariz y almohadillas son zonas especialmente sensibles. Con la nariz los gatos pueden detectar la temperatura del alimento y con las patas investigan la textura, tamaño y forma de un objeto nuevo. Su piel tiene pelos táctiles o vibrisas que le aportan información del espacio a su alrededor; éstos son largos, rígidos y altamente sensibles, se localizan por encima de los ojos, mejillas, barbilla, muñecas y claro, los bigotes.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba