Home / Medio Ambiente / El volcán que dejó al mundo sin verano

El volcán que dejó al mundo sin verano

800px-caldera_mt_tambora_sumbawa_indonesia

Indonesia es una nación que destaca, entre otras cosas, por la abundancia de zonas volcánicas debido a su ubicación entre las placas tectónicas de Europa, Asia, Australia y de Pacífico lo que ha convertido a esta zona en un punto importante de actividad sísmica y volcánica.

Un estratovolcán es un tipo de volcán con forma de cono de gran altura compuesto por varias capas de lava endurecida. Tambora es uno de ellos, se encuentra activo y se encuentra en la isla de Sumbawa, Indonesia. Tenía una altura de poco más de 4 mil metros sobre el nivel del mar, lo que lo hacía uno de los volcanes más altos del mundo.

Después de un largo periodo sin actividad significativa, en 1812 los habitantes del área limítrofe se vieron sorprendidos por una serie de terremotos y exhalaciones de vapor y ceniza que culminaron el 5 de abril de 1815 con una violenta erupción.

Las consecuencias fueron catastróficas en todo sentido. La erupción recortó el tamaño del volcán casi a la mitad, dejándolo con 2,850 m de altura, el sonido de la explosión se escuchó a más de 1,500 kilómetros a la redonda. Tambora emitió una nube de cenizas que se expandió a más de 600 km y fue tan espesa que bastó para tapar el Sol por 2 días completos, al precipitarse, hubo zonas con un espesor de 3 metros de ceniza e incluso llegó a Francia dejando un rastro de 1 centímetro sobre el suelo.

volcan-tambora-2

Se estima que aproximadamente 70 mil personas perdieron la vida, alrededor de 12 mil por causas directas tales como piroclastos y nubes de ceniza mientras que el resto perdió la vida principalmente por la hambruna, después de que las cosechas se destruyeran varios lugares del mundo.

El volumen de los piroclastos sobrepasó los 175 km cúbicos, los ríos de lava llegaron hasta el mar en donde se formaron islas completas de magma, ceniza, piedra pómez y trozos del cráter, por lo que los ecosistemas marinos resultaron gravemente dañados y la navegación se vió afectada durante los siguientes años.

Sin duda, este acontecimiento afectó calamitosamente el clima global. Posterior a la erupción se registraron intensas tormentas de nieve cerca de los polos, lluvias tempestuosas tanto en los trópicos como en el ecuador y la temperatura del mundo se redujo en promedio .53 Cº lo que hizo de 1816 el año sin verano, viéndose principalmente afectados los países del Hemisferio Norte.

mtredoubtedit1

Un informe elaborado por Global Volcano Model y la Asociación Internacional de Vulcanología y de Química del Interior de la Tierra advierte de un 33% de probabilidades que se produzca una erupción como la de Tambora a lo largo del siglo XXI. Según dicha investigación Indonesia, Filipinas, Japón, México y Etiopía son los países en donde se concentra el 90% del riesgo por la densidad de la población y su número de volcanes.

Siendo 10 veces más intensa que la erupción del volcán Krakatoa en 1883 y habiendo expulsado 100 veces más material volcánico que la del Santa Helena en 1980, el vulcanólogo Stephen Self conmemora los 200 años de la catástrofe de Tambora, la más grave de la historia moderna, con un llamado a explorar sistemáticamente todos los registros disponibles de erupciones con el fin de tener más y mejores oportunidades de comprender los futuros peligros potenciales.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba