Home / Música / Música de las esferas

Música de las esferas

Dentro de las artes liberales, la música formó parte del quadrivium que integraba la educación de las élites durante la Edad Media, junto con aritmética, geometría y astronomía. Antiguamente, la música representaba la unión entre el mundo matemático ideal y el de la experiencia física.

Fue Pitágoras quien, al escuchar los diferentes golpeteos de los martillos frente a una herrería, describió las primeras teorías que relacionaban el sonido con la longitud de la cuerda que lo produce. Más tarde pudo comprobar que dos cuerdas proporcionadas por números enteros sencillos generaban un sonido agradable al combinarse, en tanto que cuerdas proporcionadas por números con decimales o irracionales, generaban disonancia. Ante esta experiencia, los griegos concluyeron que la belleza musical debía estar apegada a la perfección numérica, clave de todo el universo físico y espiritual.

Se creía también que los sonidos musicales, al estar ordenados numéricamente, ejemplificaba la armonía del cosmos. Tal es la idea de la música de las esferas, un universo ordenado debía sonar armónicamente.

Grandes pensadores, filósofos y protocientíficos surgieron de la antigua Edad Media, sin embargo, es Kepler quien nos ocupa en esta nota ya que, además de haber propuesto la onda elíptica de las órbitas planetarias, encontró la relación entre el periodo orbital y la distancia al Sol. También describió cómo la velocidad de cada planeta variaba a lo largo de su elipse y también escribió su tratado “Harmonices Mundi” en el cual asignó las notas musicales a cada planeta en función de su velocidad angular.

Escucha, la armonía celestial expresada por Kepler:

Por ejemplo Venus, cuya trayectoria es prácticamente una circunferencia entorno al Sol, entona siempre la misma nota. Las trayectorias más excéntricas abarcan mayor rango sonoro. Según su teoría los planetas estarían en disonancia la mayor parte del tiempo pero en los momentos de alineación se producen consonancias parciales.

Aunque hoy se sabe que no existe música en las esferas y que no hay forma en que viajen las ondas sonoras en el espacio, la expectativa de belleza sigue presente.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba