Home / Deportes / La alabanza discreta del fut

La alabanza discreta del fut

mascota mexico 86

Cuenta la historia que en 1923 el equipo del América se convirtió en el primero en jugar fuera del país ya que aceptaron la invitación del embajador de México en Guatemala para disputar el torneo. Los jugadores hicieron el viaje en tren.

Uno de los jugadores, Carlos Garcés se le ocurrió que “Debíamos tener un himno deportivo o un grito de aliento que fuera propio”. En esa época, la porra del momento era el “Hip-hip, Hurra”

Con tanto tiempo de trayecto en el tren, se les ocurrió traducir en sílabas el sonido que hacía la máquina al salir de las estaciones: “Si-qui-ti”. Con esto en mente, muy pronto salió lo demás. “Siquitibum a la bim bom ba, América, América, ra, ra, ra”. Con el tiempo se convirtió en Chiquitibum y fue una porra que la gente adoptó para cualquier evento.

Si bien el Siquitibum con la que abre la porra fue desarrollo mexicano, la siguiente parte fue importada de la cultura catalana que a su vez se remonta a sus raíces árabes. Así, el canto resulta ser también una alegre alabanza:

Se canta: A la bio, a la bao a la bim bom ba…

Su origen: Alá mío, Alá bao, Alá bim

Su significado: Dios mío, Dios querido, Dios piadoso

juegos 86

Muy probablemente esta porra se convirtió en parte de la cultura mexicana durante los juegos de México 86 cuando Nacho Golacho compuso la canción que posteriormente se convirtió en el himno para celebrar a cualquier equipo, ¿la recuerdas?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba