Home / Música / ¿Nos estamos quedando sin música?

¿Nos estamos quedando sin música?

music2

La música nos acompaña a todos lados, de camino al trabajo o escuela y de regreso, al sentirnos tristes o inmensamente alegres, cuando terminamos con una relación amorosa y al comenzar una nueva, siempre tenemos un soundtrack para decorar nuestro estado de ánimo. La melodía, el ritmo y la armonía han sido usadas desde antes que el lenguaje existiera. Aunque su origen no está muy claro, debido a que en un inicio no se utilizaban instrumentos, solo la voz humana y percusiones corporales, por lo que no hay rastro de su nacimiento.

 

Aunque no contamos con las primeras canciones creadas por la humanidad, podemos estudiar las piezas posteriores. En más de 2,000 años se han compuesto millones de melodías, ¿entonces cómo es que siguen saliendo nuevas canciones cada día? ¿Es posible que le creatividad humana nos siga entregando hits cada semana?

 

La respuesta es un poco difusa, ya que si hablamos acerca del alcance de la música, refiriéndonos a cuántas combinaciones posibles existen entre tiempos y notas; las composiciones, aunque no infinitas, son tremendamente enormes. Tomando en cuenta las diferentes melodías que se pueden crear en una octava con sus tiempos (entera, media, cuarta, etc.) las variedad de melodías únicas que podemos generar son 123,511,210,975,209,861,511,554,928,715,787,036.

 

Tan sólo para poner un poco de perspectiva, estos son los segundos de edad que tiene el universo: 432,329,886,000,000,000. Entonces, si la variedad musical es casi inacabable, ¿por qué parece que siempre escuchamos las mismas melodías? En un inmenso mar de variedades, hoy por hoy existen millones de covers (canciones grabadas por diferentes artistas que le dan un estilo diferente pero conservan la estructura y melodía) y ripoffs.

music4

Primero hablemos de los covers. En la industria de la música, estas piezas representan un éxito casi seguro, al ser composiciones ya probadas y aceptadas por el público. Por ejemplo la canción “Bésame Mucho” de la pianista y compositora mexicana, Consuelito Velázquez, es la que más covers tiene (proveniente del lenguaje español). Artistas cono The Beatles, Alejandro Férnandez, Elvis Presley, Placebo y mucho más se han encargado de darle el título de una de las canciones más covereadas.

 

Ahora, ¿qué son los ripoffs? Son canciones que suenan sospechosamente parecidas. Su similitud es tal, que podrían ser consideradas como plagio. Su existencia no es nada nuevo y a través de los años han surgido melodías que usan tempos y estructuras similares. Incluso la página http://www.soundsjustlike.com/ hace un compilado de ripoffs, donde compara el trabajo de varios artistas como Led Zeppelin y Cold Play.

 

Tanto los covers como los ripoffs tienen una razón de ser. Aunque todas las personas tienen gustos diferentes, como especie nos inclinamos hacia patrones que nos gustan más que otros. Es por esto que incluso hay progresiones de acordes que se repiten en las canciones aunque cuenten con una diferente melodía. La famosa progresión de los 50´s: C, Am, F y G (Do, La menor, Fa y Sol) ha inundado el medio. Ejemplo claro de este arreglo de acordes son canciones como “Stand By me”, “Every Breath you take” y “Blue moon”.

Todo apunta a que no hay nada nuevo bajo el sol, estamos sentenciados a escuchar lo mismo, sin embargo hay una posible vía de escape, en géneros nuevos y andas alternativas que buscan nuevos caminos.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido
Clip to Evernote

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba