Home / Música / Pink Floyd: Música alucinante

Pink Floyd: Música alucinante

Pink Floyd ha trascendido a ser considerados como un icono cultural del rock gracias a la enorme influencia que su trabajo ha tenido en la música y otros aspectos culturales.

Para el nombre de la banda, Syd Barret, uno de los fundadores originales, sugirió hacer un homenaje a dos grandes íconos del blues: Pink Anderson y Floyd Council. Naciendo así el nombre de esta mítica agrupación.

En sus primeras canciones, la banda era considerada rock psicodélico, pero conforme fueron experimentando con su sonido, evolucionaron a un género más apegado al rock progresivo, para después convertirse en el rock sinfónico que distingue su sonido en la actualidad.

Durante las primeras giras de la agrupación, la producción no era ni cercana a los enormes espectáculos a los que estamos acostumbrados actualmente; en cambio, el grupo acompañaba a Jimi Hendrix y le abría sus conciertos, estas presentaciones fueron lo que les ayudó e impulsó en el ámbito musical.

Sin embargo, el éxito no llega sin consecuencias. Syd Barret, el principal compositor de la banda en ese momento, cayó en una fuerte adicción a las drogas, específicamente con LSD, lo que afectó de manera radical su salud mental, obligándolo a dejar la banda.

Posterior a la traumática salida de Syd, los integrantes de Pink Floyd quedaron marcados con la enfermedad del compositor. Las letras de las canciones de los discos posteriores a la salida de Syd estuvieron fuertemente influenciadas con dicho tema, por lo que la mente, vida y muerte se transformaron en un tema recurrente de sus canciones.

Por aquel entonces la banda fue renovada y quedó conformada por los siguientes miembros: David Gilmour, Roger Waters y Richard Wright, quienes lograrían sacar adelante los más ambiciosos y reconocidos materiales de la banda: The Dark Side of The Moon, Wish You Were Here, Animals y The Wall.

Aunque las letras de sus canciones son consideradas surreales, detrás de ellas siempre hay un significado bajo un simbolismo a veces disfrazado, otras veces muy claro.

Entre sus representaciones más queridas está el relativismo de la locura y el valor por lo único y especial; el horror de las guerras y el peligro de las instituciones que imponen reglas arbitrarías a la sociedad, el simbolismo de la autoridad, entre otros temas.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba