Home / Música / Tango

Tango

tangoLa música es un reflejo de la sociedad en la que se nace, de sus tradiciones, su cultura, sus conflictos y temores. Los acontecimientos de la vida diaria definen los ritmos y letras de cada género, su estilo y su contenido. Cada sociedad crea sus propios sonidos a partir de lo que tiene a la mano, de sus creencias y de sus tiempos, de tal suerte que el menú de distintos géneros es enorme. Así, hoy podemos disfrutar de la música clásica, de un buen ballenato, del rock o del ranchero. Y entre todos ellos hoy hemos elegido uno de los más enérgicos, apasionados, seductores y fascinantes, el tango.

De la fusión de estilos africanos, europeos  y latinoamericanos como la Payada, el Candombe y la Habanera, surge entre las clases bajas de las calles de Argentina y Uruguay el tango. Se trata de un estilo que sonaba en los arrabales, los prostíbulos y burdeles donde los inmigrantes se mezclaban y convivían con los locales. Fue allí donde se logró una fusión libre de estilos tan diversos, como los orígenes de quienes se reunían a escucharlos.

El tango nace de las calles y se inspira en ellas, habla del amor y el desengaño. Habla también del tiempo y a través de él se narra la vida y la escapatoria de la realidad que sucede en los extramuros de una sociedad urbana.

Las primeras canciones de tango comenzaron a interpretarse a partir de 1850, pero su voz no era definida; el tango aún no lograba despegarse de los estilos que lo influenciaron y constantemente cambiaba su sonar. Pero para las primeras décadas de 1900 ya se escuchaban en Buenos Aires los primeros éxitos, entre los que destacaban Por una Cabeza, Caminito y La Cumparsita.

La popularidad del tango iba en aumento alcanzando una época de oro en la década de los 40, cuando los músicos y cantantes de tango invadían los cabarets y centros nocturnos. Ahí sorprendieron y cautivaron al público con sus interpretaciones y letras que narraba la vida misma y sus problemáticas. Fue en esta década cuando surge la generación conocida como la Nueva Guardia del Tango, conformada por músicos, cantantes y letristas como Juan Carlos Cobián, Ignacio Corsini, Carlos Di Sarli, Enrique Cadícamo y Homero Manzi, entre muchos otros.

El tango había llegado para quedarse y tras el gran éxito que alcanzó en los 40, muchos músicos se sumaron a este estilo, aunque se alejaron de la forma clásica para introducir nuevas corrientes y nuevas formas de interpretar los tangos.

En la década de los 60 Astor Piazzolla llegó para renovar aún más el género, creando una fusión de estilos con armonías disonantes e intensas bases rítmicas que transformaron el género. Piazzolla se convertiría en uno de los más reconocidos y controversiales intérpretes de su época, ganando el rechazo de los críticos y al mismo tiempo la admiración de los jóvenes quienes descubrían el tango por primera vez al escuchar sus canciones.

Tradicionalmente el tango se interpretaba con instrumentos como el violín, la guitarra, el piano y la flauta, pero los nuevos cambios sociales y culturales introdujeron instrumentos eléctricos como el bajo, los sintetizadores, la batería y el saxofón. Éstos daban al tango un sonido aún más especial  y creaban una nueva fusión conocida como Tango-Jazz.

En 1967 el movimiento hippie alcanzó un momento de gran influencia en todo el mundo, y al llegar a Argentina causó gran conmoción entre los jóvenes. El Tango se convirtió en la música de los viejos, mientras el Rock era el estandarte de la nueva generación que se alejaba de las tradiciones para ser parte de la revolución cultural.

El tango había quedado abandonado por las nuevas generaciones, pero no fue desechado por completo. Muchos intelectuales argentinos retomaban el tango por su intención original de convertirse en una crítica social y política del país.

En los años 80 el tango alcanzó nuevas fronteras, al partir de Argentina y llegar al mundo entero, cuando en 1983 se estrenó en París el espectáculo Tango Argentino. Mientras el tango se propagaba por el mundo, al igual que al florecer años antes, se fusionaba con estilos tan diversos como la música electrónica, el rock y hasta el heavy metal y algunos estilos étnicos y regionales.

Hoy el tango es un clásico en los géneros. Es el estilo puro del sur de América, es febril y provocativo. Quien se atreve a bailar tango debe sentir esa misma pasión con la que se baila, debe expresar con el cuerpo, el temperamento y la fuerza de cada nota que escucha. El tango debe hacer vibrar a sus bailarines y a quien los observa, pues es el sonido de las calles, del amor instintivo, de las dolencias del corazón y de los arrebatos ardientes de los amantes, sonidos no sólo intensos, sino excitantes.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba