Home / Recomendación Literaria / Charles Baudelaire

Charles Baudelaire

baudelaire

Cada época se diferencia en retrospectiva por algún “genio” que se atreve a romper con la línea que llevaba, que se atreve a proponer un nuevo sistema de lenguaje en el ya establecido.

Charles Baudelaire sin duda es uno de esos ejemplos, el parisino nació en 1821 y fue criado en su mayor parte por la sirvienta de la familia, Mariette, después de la muerte de su padre, su madre se volvió a casar con un hombre bastante más conservador de lo que era su padre. Esto se cuenta que influyó en demasía en esa personalidad rebelde y problemática que caracterizó su obra literaria.

La educación de Baudelaire siempre fue un conflicto ya que nunca tuvo una buena relación con las instituciones, sin embargo, terminó sus estudios en Leyes en 1840 y comenzó a frecuentar la juventud literaria del Barrio Latino en donde se juntaba con prostitutas en un ambiente bohemio.

Se podría decir que su influencia más directa fue Edgar Allan Poe al cual tradujo con mucho éxito, trabajo que se sigue considerando como la mejor traducción al francés del poeta.

Fue en esa época de su vida, que comprendió que las imágenes y las emociones eran primordiales en la literatura con la que se identificaba.

Comprometido con la revolución de 1848, desató una revuelta personal con su publicación de Las flores del mal en 1857, a partir de esto fue humillado y criticado severamente. Sus poemas fueron considerados “ofensas a la moral pública y las buenas costumbres”. A estas acusaciones Baudelaire contestaba irónicamente que los “imbéciles de la burguesía” no entendían que no había moralidad o inmoralidad en el arte.

Como a varios genios les pasa, tuvo que pasar por un proceso de ruptura en el que se le rechazaba por completo.

Sus poemas eran concisos en imágenes, aunque tenía algunos otros más reflexivos. A lo largo de su obra hubo exploración, en un inicio sus poemas estaban versificados, pero es posible que se haya dado cuenta que en realidad los temas controversiales que manejaba no concordaban con un ritmo limitante.

Baudelaire rechazó la modalidad didáctica de la literatura de su época, los temas de familia y el patriotismo y se situó en las sensaciones más internas del hombre sin dejar de lado lo real, lo feo de París.

Es uno de esos poetas que no creía en verdades, su obra está llena de contradicciones. Dejó un gran legado que marcó una pauta para los poetas que lo siguieron. Pues a partir de esta ruptura comenzó esa poesía que se mantiene vigente hasta nuestros tiempos.

A continuación les compartimos uno de sus poemas de Las flores del mal.

LXXV

SPLEEN

(I)

Pluvioso, irritado contra la ciudad entera,

De su urna, en grandes oleadas vierte un frío tenebroso

Sobre los pálidos habitantes del vecino cementerio

Y la mortandad sobre los arrabales brumosos.

 

Mi gato sobre el ladrillo buscando una litera

Agita sin reposo su cuerpo flaco y sarnoso;

El alma de un viejo poeta vaga en la gotera

Con la triste voz de un fantasma friolento.

 

El bordón se lamenta, y el leño ahumado

Acompaña en falsete al péndulo acatarrado,

Mientras que en un mazo de naipes lleno de sucios olores,

 

Herencia fatal de una vieja hidrópica,

El hermoso valet de coeur y la dama de pique

Charlan siniestramente de sus amores difuntos.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba