Dorian Gray

dorian-gray

El personaje ficticio de Dorian Gray es de los pocos que se han establecido en el mundo como un ejemplo de vida sin que sus intenciones fueran esas.

Presentado en la obra de Oscar Wilde, El Retrato de Dorian Gray  en el año 1890, este personaje se convirtió en la parte clave de la obra maestra. Una novela clásica de terror gótica que como varias de las obras maestras, causó mucha controversia cuando se publicó.

La novela se trata de una relación de admiración entre un gran pintor y el hombre que le inspira tanto para retratarlo con toda su belleza. Dentro de toda está relación extraña dentro de la burguesía inglesa, de la época victoriana, se desenvuelve la admiración del artista, Basil dentro del mismo modelo, Dorian. Esa visión de perfección se convierte en una visión hacía él mismo y como el narciso clásico, se vuelve una obsesión.

Dentro de la novela hay largos pasajes en los cuales se habla de esa aprehensión por la juventud y las angustias que puede ocasionar porque no hay nada que hacer en contra del tiempo. Dorian parece haber sido la excepción. Durante toda la novela, Gray parece no envejecer, lo que se va modificando y obteniendo las marcas de la vida es el cuadro de él mismo.

Y paralelamente vamos entendiendo que en realidad la vejez pareciera no ser algo físico, sino el alma de la persona que se va representando en su rostro. Como si la maldad, las traiciones, las mentiras que hacemos, es lo que nos hace viejos.

Ese castigo físico de nuestras acciones y momentos importantes de la vida se demuestra en el cuerpo y de esa manera, nos perdonamos. Pero Gray no, dentro de esa culpa, el narcisista se empieza a volver loco.

Una novela que está dentro de la fantasía y la realidad, que propone un mundo ficticio que funciona verosímilmente por la forma literaria con la que genialmente cuenta la historia Wilde.

Una de esas obras que dentro de su tema se encuentra todo un pensamiento filosófico que se retrata y mezcla de manera perfecta con las acciones y las personalidades de los personajes. Dorian Gray es más que una lección de vida por esta misma razón. Podemos notar que las intenciones del autor no eran advertirnos sobre las consecuencias de la banalidad, era mostrarnos el desgaste y declive de un hombre consumido por la vida.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (2)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba