Home / Recomendación Literaria / Irvin D. Yalom: Un año con Schopenhauer

Irvin D. Yalom: Un año con Schopenhauer

Al estar en el término de nuestros días, el hombre, por naturaleza y condición humana, tiende a evaluar su propia trayectoria. Y así, nos adentramos al mundo de la angustia de saber que, un unos meses, todo puede terminar.

La novela cuenta el año final de vida del doctor Julius Hertzfeld, prestigioso psicoterapeuta que, a los sesenta y cinco años, le es diagnosticado un cáncer terminal.

El pronóstico de vida es de tan sólo un año más. Este enfrentamiento a la muerte, lo lleva a una inmediata evaluación de su vida.

Como especialista en tratar enfermos terminales para darles algún consuelo en sus últimos años, no pudo, sin embargo, encontrar dentro de su disciplina, de sus métodos, de sus discursos, nada relevante que le permitiera sobrellevar la angustia del final. Tras de varias noches de insomnio, decide que su mejor recurso para sobrellevar la vida, es la filosofía. Toma entonces la decisión de seguir adelante con su grupo de terapia, haciendo su mejor esfuerzo por sacar adelante a cada uno de los participantes.

Julius trata de localizar a uno de sus antiguos pacientes que, luego de tres infructuosos años de terapia, significaba el mayor fracaso de su carrera. Philip había asistido a terapia individual con Julius para tratarse un desorden de sexualidad compulsiva, que dominaba la totalidad de su existencia y arruinaba todas sus relaciones personales. Asistió de manera puntual y disciplinada, hasta que un día, sin más motivo aparente, anunció que no volvería más.

Ahora que Julius lo vuelve a encontrar, más de diez años después, Philip parece recobrado de dicho desorden, convertido en doctor en filosofía, y en adorador de Arthur Schopenhauer. El pensamiento de dicho filósofo alemán, le explica al terapeuta, fue lo único que logró sanarlo e incluso, le asegura, que a Julius podría hacerle llevadera la inminencia de la muerte.

De esta manera, Un año con Schopenhauer muestra nuevas posibilidades de pensar, concebir y tratar el alma de los hombres. No es necesario encontrarse al final de nuestra historia, para hacer una revisión de nuestros actos y de nuestra vida. Es cierto que cada día, se muere un poco de nosotros.

Si así fuere, hoy es un día perfecto para comenzar a sobrellevar el insoportable destino de todos nosotros.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba