Home / Recomendación Literaria / James Joyce y su Finnegans Wake

James Joyce y su Finnegans Wake

El 2 de febrero de 1882, en Dublín Irlanda, nació uno de los escritores más célebres, importantes e influyentes del siglo XX, el gran James Augustine Aloysius Joyce. Es momento de conocer un capítulo muy especial, de la vida del hombre que ha llenado con cuentos las bibliotecas de todo el mundo.

En 1922, poco después de la publicación de su obra maestra, Ulises, James Joyce se encontraba en París, donde empezó a trabajar en un proyecto que le llevaría 17 años terminar. Al empezar a escribir, Joyce expresó acerca de Finnegans Wake, “Es como una montaña en la que estoy haciendo túneles en todas direcciones, sin saber qué voy a encontrar”, pues no encontraba la manera de definir el tema central de su libro. Pero Joyce estaba obsesionado con su nueva obra y determinado a escribirla y completarla.

A partir de 1926 se publicaron, en la reconocida revista Transition, varias secciones de la novela, bajo el título Work in Progress. Muchas de las críticas que recibieron estos avances fueron negativas, por lo que Joyce llegó a pensar en abandonar el proyecto y ofrecer su libro a otro escritor que pudiera terminarlo.

Sin embargo, Joyce continuó con su trabajo y en 1939, tras 17 años, dos antes de la muerte de Joyce, se publicó Finnegans Wake, una novela cómica compuesta por 4 tomos y reconocida como uno de los libros más difíciles de la literatura inglesa.

En la novela, Joyce explora su propio estilo literario, y parte del vanguardismo de Ulises hacia una faceta más experimental y sin restricciones. El lenguaje utilizado en el libro va desde el inglés llano, hacia un idioma idiosincrático apenas entendible.

Para la escritura de su obra, Joyce reunió elementos de 60 lenguas diferentes, vocablos raros y formas sintácticas nuevas, además de recursos literarios como el monólogo interno y la asociación libre. Otro de los elementos que hacen de Finnegans Wake un libro tan complicado, es el abandono de las convenciones de la trama y la construcción de los personajes.

Finnegans Wake se compone de 17 capítulos divididos en 4 libros. En él, se narra la historia de  la familia Earwicker conformada por el padre HCE, la madre ALP, y sus dos hijos Shem the Penman y Shaun the Post; a través de una narrativa no lineal, nos enteramos de la existencia de  un rumor sin especificar sobre HCE y cómo su esposa se empeña en exonerarlo del mismo por medio de una carta, los intentos de su hijo por reemplazarlo, el ascenso de Shaun a la prominencia, y un monólogo final por parte ALP mientras llega el amanecer.

La primera frase del libro es un fragmento que continúa una línea inconclusa del final, definiendo así a la obra como un ciclo interminable. La reacción inicial a Finnegans fue considerablemente negativa, yendo desde la burla por su intento de reconstrucción de la lengua inglesa, hasta la hostilidad debido a su falta de respeto por las convenciones clásicas de la novela.

Aun así,  la novela ha ocupado un lugar destacado en la historia de la literatura inglesa, pero sigue siendo uno de los libros menos leídos y criticados, a pesar de que los académicos y estudiosos de la literatura, la defienden y clasifican como una obra única y trascendental a la altura de los clásicos de Shakespeare y Dante.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (3)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba