Home / Cultura General / La patología del poder

La patología del poder

Rebelión en la granja es una novela de George Orwell, escrita durante la Segunda Guerra Mundial y publicada en 1945, aunque comenzó a ser conocida hasta 1950.

La trama gira en torno a un grupo de animales de granja que tras años de sufrir maltrato a manos de los humanos, deciden rebelarse en su contra y terminan tomando la granja en su poder, creando así un sistema de gobierno propio. La trama es una crítica a la sociedad totalitaria y una clara referencia a Stalin y la instauración del comunismo en la Unión Soviética.

La novela parte de la reunión de todos los animales y el discurso que hace el personaje más venerable de su círculo, el cerdo Mayor, quien con su doctrina “animalista” anuncia que próximamente se desatará una revolución que terminará con la tiranía de Mr. Jones, el granjero que domina la granja con mano de hierro.

Al día siguiente muere el Gran Cerdo Venerable, momentos después los animales (liderados por los demás cerdos) expulsan en una Revolución al granjero Jones y a su esposa.

En un principio todo marcha de maravilla, los animales son capitaneados por los cerdos, a los que se les presume una inteligencia superior, establecen un sistema democrático en dónde todo se reparte por igual. Sin embargo, las buenas intenciones duran poco, los cerdos con Napoleón a la cabeza pronto se disputan por hacerse del poder y lo consiguen lanzando una campaña sucia contra su rival, Snowball, quien antes fuese reconocido como héroe.

Napoleón entrena a los perros para que funjan como su brazo ejecutor y así, instaura un sistema opresivo y totalitario que acabará siendo más terrorífico que el de los humanos. El resto de los animales no se percata en un principio de lo que está sucediendo, pues al primer indicio de duda, siempre aparece uno de los cerdos para excusar el comportamiento y hacerles ver que todo lo que hacen es por el bien común. Tristemente, cuando deciden reaccionar ya es demasiado tarde, los cerdos han arrebatado el poder absoluto y no dudan en venderse al mejor postor, en este caso, a los humanos que antes habían sido sus enemigos acérrimos.

A través de un retrato de lo que fue la Rusia postrevolucionaria tras la llegada de Stalin, Orwell presenta una narración ágil y entretenida, con un contenido que fácilmente puede aplicarse a cualquier gobierno, pues el foco de la trama describe muy bien la corrupción que origina el poder.

De la fábula de Orwell se pueden deducir una multitud de moralejas, por muchas décadas, Rebelión en la granja, se utilizó en numerosas escuelas de diferentes países como libro educativo, y posiblemente deba seguir siendo de esa forma, ya que constituye un manual de la peor cara que puede tener un ser humano. Los dictadores mueren, pero la herencia sigue.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba