Home / Arte / La poesía concreta

La poesía concreta

poesia-concreta

Una propuesta que surge en un momento histórico en el que la poesía no estaba teniendo cabida en el mundo industrial y consumista que vivimos.

Las corrientes literarias se distinguen por proponer un lenguaje que hace un cambio en el mundo anterior. La poesía concreta fue uno de los primeros movimientos literarios en Brasil que tuvo una influencia en la producción poética internacional. En 1956, con el liderazgo de tres poetas brasileños, Augusto de Campos, Haroldo de Campos y Décio Pignatari salió a la luz la primera publicación en el Museo de Arte Moderno de Sao Paulo con unos carteles-poemas muy representativos.

En el número 4 de la revista Noigandres se publicó el manifiesto colectivo titulado “Plano Piloto de Poesía Concreta” en el que explicaba que la poesía concreta era en realidad una responsabilidad integral frente al lenguaje. Proponían una poesía de realismo total, sin ser subjetiva y hedonística. Los problemas presentados eran exactos y se resolvían en términos de lenguaje sensible. En la poesía concreta, el poema funciona como un objeto: objeto útil.

La actitud de esta poesía se podría decir que es actual. No en el sentido “de moda” sino en el sentido del lenguaje que usa. Ya que nace a partir de una noción de intuición, son palabras cercanas al lenguaje de las emociones, más que al del intelecto. Es por eso que los poemas resultan creativos, móviles e inteligentes. Dentro de la corriente existe una noción sobre el consumismo, las grandes empresas y la tecnología, aunque es importante notar que no es necesariamente una crítica sino un hacer notar, un nombrar. Esto se comprueba también con el hecho de que utilizan medios visuales y sonoros para apoyar sus palabras. En este sentido se convierten en poemas concretos, que aluden solamente a lo que nombran.

En el ejemplo a continuación se traduce:

concreta2

Cor(en(comien(ca(mi)beza)za)mi)azón)

Este poema se puede ver animado y las palabras cambian dentro de los paréntesis. Si leemos de adentro hacia afuera se lee: mi cabeza comienza en mi corazón. Y el otro es: mi corazón comienza en mi cabeza. Se podría asumir que es una manera dual de explicar esta imposibilidad de entendimiento. Si en realidad la razón está por encima de los sentimientos o es al revés.

Aquí hay un ejemplo animado del siguiente poema:

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba