Home / Recomendación Literaria / ¿Por qué leer Don Quijote?

¿Por qué leer Don Quijote?

Generalmente presentada como una novela vieja y encasillada como un “clásico”, es posible que percibas el compromiso de “apreciarla”, nos guste o no.

Sin embargo, Don Quijote, aunque viejo, tiene temperamento de un joven. Es un solitario enajenado, rodeado de mujeres que no le comprenden. Sale de sus aposentos buscando una vida diferente. Viaja y observa su país, presta oído a todo el que tiene algo para decir.

La obra de Cervantes, también enseña que, quien tiene ideales y está dispuesto a sufrir e incluso morir por ellos si es necesario, puede obligar a toda una sociedad a una respuesta. Igualmente, con Don Quijote, las mujeres no tienen que quedarse en casa, ellas también desean escapar al control y descubrir el mundo con sus propios ojos para finalmente, decidir sobre sus propias vidas.

No es necesario leer el libro entero, ni siquiera empezar por el principio. Leerlo en trozos, capítulos sueltos o seguidos, episodios o toda la obra, es privilegio del lector. Así lo dijo Cervantes, el libro es de ti y no tú de éste. Tómalo, déjalo, saboréalo, repósalo… estás en tu casa.

Como sea tu gusto, es menester recordar que Don Quijote es un libro escrito lentamente, con pluma y tintero. Cada palabra, minuciosamente elegida y meditada, así también ha de ser la lectura.

Cervantes escribía para lectores de su tiempo, para quien leía libros de caballerías, que hoy son libros que han muerto. Detalle por demás importante dado que, Don Quijote es un ataque a los libros de caballerías por tratar de héroes falsos que se presentan como personajes históricos.

La crítica de Cervantes es justamente que en dichos libros hay poca erudición, escaso pensamiento, raro verismo en sus viajes y tanta maravilla. Los libros de caballerías eran leídos porque ofrecían una distracción a la monotonía de la vida, presentaban una visión liberadora de huida y escape de las presiones de la soledad. Pero lo que no provocaban estos libros, era el oficio de pensar.

Así pues, Cervantes, escritor de pluma fácil, se preguntaba, si los libros de caballerías existentes eran deficientes, glorificando falsos héroes extranjeros, lascivos e irresponsables, ¿por qué no escribir un mejor ejemplar?

Por ello Don Quijote es un libro de caballerías, donde el caballero andante, anda por el mundo en busca de aventuras, cuya historia la escribe un sabio. Por tanto, todo es una burla y Don Quijote es, finalmente, un libro de caballerías burlesco.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba