Home / Recomendación Literaria / Los efectos de Shakespeare en el cerebro

Los efectos de Shakespeare en el cerebro

Books in the vault, Deck C, Folger Shakespeare Library, 9/11/09

En un estudio reciente se publicó que leer a autores como Shakespeare y Wordsworth pueden despertar la inteligencia, lo que comprueba que leer autores complejos y artísticos sobre temas de amor y enredos puede ser una mejor terapia que los libros de auto-ayuda.

Científicos, psicólogos y académicos británicos de la Universidad de Liverpool descubrieron que leer a ciertos autores tiene un efecto positivo en el cerebro, debido a que sus textos se apoderan de la atención del lector y evocan momentos de reflexión en uno mismo.

Los científicos monitorearon la actividad cerebral de lectores de William Shakespeare, William Wordsworth y T.S. Elliot, entre otros, usando un escáner para el cerebro. Posteriormente, tradujeron los textos a un lenguaje más directo y coloquial y volvieron a medir la actividad del cerebro.

Los resultados mostraron que había más actividad eléctrica cuando el lenguaje en prosa era más complejo. Incluso pudieron registrar respuestas del cerebro cuando se prendía una luz en el monitor ante cada palabra que leían. Esto tuvo como resultado que mientras los lectores encontraban palabras inusuales, frases sorprendentes o estructuras innovadoras había más actividad.

Si alguno ha leído a uno de estos autores con cuidado, el estudio de la ciudad de Liverpool, tiene mucho sentido, entender y disfrutar a estos poetas, trae consigo un tipo de “iluminación” o pequeña epifanía durante la experiencia de lectura que casi ninguna otra actividad puede provocar en el cuerpo humano.

[Telegraph]

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba