Home / Recomendación Literaria / Los secretillos de los cuentos

Los secretillos de los cuentos

Los cuentos son el primer eslabón de la enseñanza, los niños escuchan y aprenden de forma subliminal para defenderse de los problemas propios de la existencia. Así lo dice Enric Balasch en su libro “El secreto de los cuentos”.

Balasch propone que los cuentos son enseñanzas esotéricas y brindan claves ocultas que abordan aspectos metafísicos; símbolos como el bosque, bastones y coronas de la monarquía, el beso, la muerte aparente, enanos, gigantes y el misterioso juego de la Oca que lleva a los vencedores al nirvana… el conjunto, es mística y esoterismo clásico.

Por ejemplo, los protagonistas, en clave esotérica, persiguen la sabiduría universal que es la máxima virtud de la propia existencia.

Por otro lado, los cuentos insisten en la concepción de la muerte, que se asimila con la oscuridad, lo desconocido, el mundo de las tinieblas y enseñan que después de ésta, siempre hay un renacer en el sentido en que hay una abandono de la ignorancia para conseguir la inmortalidad en la sabiduría.

Otro ejemplo es la oca, como en el relato la Oca de oro o el juego de la Oca, esta figura cumple una función alquímica y muestra el huevo primigenio. El juego escenifica un camino de iniciación y desenvolvimiento de la vida, en forma de espiral tal como la existencia, muestra también los sinsabores de la vida cuando los dados mandan volver a empezar, perder turno, caer en la cárcel, etc.

El niño que lee y se forma con la inestimable ayuda de la lectura de los cuentos, dice Balasch, posee enseñanza psicológica e inconsciente que le ayudan a encontrar soluciones a la multitud de problemas cotidianos.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba