Home / Arte / William Blake y la imaginación

William Blake y la imaginación

williamblake

William Blake fue un poeta inglés que vivió en el Siglo XVIII en una época en la que la religión estaba en su auge y que el arte giraba en torno a ella.

Blake no fue necesariamente un rebelde, pues le apasionaba el Nuevo Testamento y dedicó mucho de sus dibujos a esto. Lo que él tenía muy claro era que no había una “verdad” general sobre el arte, y mucho menos una belleza general.

Blake tuvo un matrimonio largo sin hijos, cuando se casó con Catherine, ella era analfabeta, pero se cuenta que más adelante, William le enseñó a leer y escribir.

La primera colección de poemas de William Blake se publicó en 1783 y un año después, junto con su hermano, Robert abrieron una imprenta.

Aunque muy lejos de su época, Blake tenía muy claro que la esclavitud era un crimen y que debería de haber igualdad sexual y racial. En muchos de sus poemas y dibujos él transmite estos ideales, pues él tenía una noción de humanidad universal.

Una de sus frases más celebres es que “La imaginación no es un estado: es la existencia humana en sí misma”. Este mismo pensamiento explica su avidez por entender el mundo a través del arte.

Una imagen divina

La crueldad tiene corazón humano
y la envidia humano rostro;
el terror reviste divina forma humana
y el secreto lleva ropas humanas.

Las ropas humanas son de hierro forjado,
la forma humana es fragua llameante,
el rostro humano es caldera sellada
y el corazón humano, su gola hambrienta

Como cualquier dibujante y poeta excepcional, Blake era capaz de captar emociones que se transmiten a través de imágenes, tanto poéticas como gráficas. En este poema en específico, Blake hace una comparación entre los aspectos que se utilizan en las descripciones bíblicas del infierno con los aspectos humanos.

Este es uno de esos poemas que une en el lenguaje lo más horrible imaginable por el hombre con lo más común que tiene en su cotidianidad como la ropa, el rostro y el corazón.

En la primera estrofa compara los peores atributos del hombre y les pone forma humana. En la segunda estrofa utiliza las imágenes más humanas con las descripciones de un infierno.

Sin duda, un gran poeta que sigue vigente en nuestros tiempos como uno que debe de leerse para entender la poesía actual.

Blake muere en 1827 y es enterrado en una tumba sin nombre. Posteriormente se levantó un monumento para él y su esposa en Londres cerca de su tumba.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba