Home / Historia / El accidente que cambió la psicología

El accidente que cambió la psicología

cage1

Corría el año de 1848 cuando un joven capataz, llamado Phineas Cage, sufrió un accidente que no sólo cambiaría su vida, también alteraría los conocimientos que se tenían hasta el momento de la psicología. Su trabajo consistía en explotar rocas con pólvora para abrir paso a las vías del tren; por desgracia, la catástrofe ocurrió cuando una chispa saltó en los explosivos, lanzando a Cage a varios metros.

 

Cuando sus compañeros llegaron a él, se sorprendieron al ver que una barra de un metro de longitud y 3 cm de diámetro había perforado su cabeza. La pieza de metal se introdujo por una de sus mejillas y salió por la parte frontal superior de la cabeza. Sorpresivamente el joven Phineas logró sobrevivir al accidente y recuperar la mayoría de sus habilidades mentales.

cage3

El doctor Harlow fue el responsable tanto de documentar el caso de Cage como de tratarlo. El médico quedó atónito cuando el paciente entró con una barra de metal atravesada y éste estaba completamente consciente. Después de 10 semanas con fiebres y delirios, el cerebro de Phineas había recuperado algunos tejidos celulares, reorganizándolos para compensar las ausencias del lóbulo frontal.

 

A pesar del milagro que había vivido el joven capataz, el incidente dejó secuelas irreparables, su personalidad había cambiado. Antes del suceso, era un trabajador cordial, pero después de su recuperación se convirtió en una persona fácil de irritar y en constante mal humor.

 

El caso de Phineas sirvió para reforzar la idea de que diferentes partes del cerebro se ocupan de diversos aspectos del comportamiento. Fue el primer ejemplo de que cambios físicos en el cerebro humano modifican capacidades cognitivas y la forma de ser de las personas.

 

cage4

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba