Home / Salud / ¿Adictos a la grasa?

¿Adictos a la grasa?

JUNKFOOD

¿Por qué es que la obesidad ha crecido tanto en los últimos tiempos?

Sí, tiene que ver con el hecho de que la gente está más expuesta a la comida rápida. Pero uno de los aspectos más importantes son las magnánimas cantidades que mucha gente llega a consumir.

Algunos se niegan a cambiar su alimentación, pues reclaman que su cuerpo les pide las papas fritas. Temo decirles que esto es un mito. El cuerpo no necesita esas cantidades de grasa de ninguna manera. Uno va educando a su cuerpo a pedir ciertas cosas que pueden ser muy nocivas para su salud.

Sólo con una desintoxicación profunda, uno puede saber qué es lo que en realidad necesita su cuerpo.

Los alimentos altos en calorías son adictivos, pues generan una dependencia. Cuando las ingerimos, liberamos dopamina relacionada al placer.  Estas son las mismas hormonas que se liberan cuando ingerimos una droga o sustancia que nos cambia el ánimo.

El problema radica en que, como todas las drogas, el cuerpo se acostumbra al sabor de estos alimentos y su cuerpo siente que ya no se sacia con una porción razonable, por lo que le pide al cuerpo comer más y más, causando como resultado, la obesidad.

El experimento por parte del Instituto de Investigación Scripps en Estados Unidos, se constituyó con ratas. Éste se trató de alimentarlas con alimentos altos en grasa. Se descubrió que después de un tiempo, las ratas sólo querían comer los alimentos hipercalóricos. Cuando se intentó que las ratas dejaran su adicción, instalaron unos choques eléctricos en sus pies para que cuando se acercaran se electrocutaran. Las ratas que apenas comenzaban su adicción, dejaron de hacerlo, pero las ratas obesas seguían consumiendo.

También se descubrió que los niveles de dopamina de los adictos ya con sobrepeso  eran menores, otra coincidencia con los humanos adictos a las drogas.

Está comprobado que después de una desintoxicación, el cuerpo ya no necesita estos alimentos, incluso por ejemplo, puede encontrar la fruta demasiado dulce. Por lo tanto, se le deja de antojar (o su cuerpo deja de “necesitar”) la comida chatarra.

Un aspecto interesante a analizar, es importante darle al cuerpo esa oportunidad para darse cuenta qué es lo que necesita en realidad. Esa conexión con el cuerpo para conocernos mejor y no dañar nuestra salud.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba