Home / Medio Ambiente / Antrozoología, perros y oxitocina

Antrozoología, perros y oxitocina

El estudio científico de la interacción y vínculos entre humanos y otros animales, es decir, la antrozoología, se ha convertido en una respetable área de investigación. Aunque, con tres décadas de marcado crecimiento, sigue siendo una disciplina bastante joven.

Ancestralmente, en las culturas de todo el mundo, los animales han sido una compañía esencial en la supervivencia y salud de las personas. Incluso, en muchas tradiciones, se les ha honrado espiritualmente.

Uno de los vínculos más fascinantes que algunas personas desarrollan, es con los animales domésticos y en este caso, específicamente con los perros.

El perro fue la primera especie animal en ser domesticada, cuando toda la subsistencia humana aún dependía de la caza y recolección. Este proceso fue paulatino y se extendió durante decenas de miles de años. La necesidad compartida de refugio, comida y protección dio lugar a relaciones de competencia, cooperación y coevolución entre humanos primitivos y antepasados de los perros.

Posiblemente es a partir de su tendencia a generar roles emocionales y afectivos con los humanos, que los perros son la especie de mascota que goza de mayor popularidad en nuestra cultura. Comparado con otras mascotas, los perros han desarrollado una relación particular que, para algunas personas, consideran única.

¿Son los perros parte de la familia? A pesar de que las mascotas no parecen realizar ningún trabajo útil, pese al costo y las necesidades de atención, más y más personas responden afirmativamente y las mascotas son tratadas en acuerdo a ello. Es en realidad, una paradoja económica.

Sin embargo, hasta hace poco, la comunidad científica había ignorado el estudio de la interacción entre humanos y las demás especies, al no reconocer esta interacción, se desatiende un importante área de la vida social.

Los perros son expertos en la lectura de los comportamientos sociales y comunicativos de los humanos. Incluso, poseen habilidades sociales parecidas a las de los humanos. Por ejemplo, son capaces de la mirada recíproca como herramienta comunicativa cuando necesitan ayuda de otros para resolver un problema.

Los humanos tienen una predisposición biológica para buscar y mantener contacto físico y conexión emocional con figuras selectas a quienes se les confía protección física y psicológica. El apego requiere la distinción de la figura específica, utilizando señales sociales particulares de la especie y respuesta particular de la figura. El perro ha demostrado distinguir la figura humana particular y exhibir reacciones específicas.

La interacción física entre humanos y perros involucra estimulación sensorial como contacto, presión suave, calor y caricias, así como señales olfativas, auditivas y visuales. Este tipo de estimulación pueden estar mediados por la oxitocina en humanos y animales.

La oxitocina es una hormona sintetizada en el hipotálamo para posteriormente, ser liberada al sistema circulatorio. Esta hormona se encuentra implicada en el apego y comportamientos parentales, induce al comportamiento maternal persistente y se encuentra implicada también en el emparejamiento. Además, incrementa la mirada a los ojos, mejora la habilidad para inferir estados mentales en otros y agudiza la empatía emocional.

Por su parte, vivir con un animal ha demostrado tener una influencia positiva en la salud humana, en tanto que, los perros disminuyen el sentimiento de soledad y son fuente de sensaciones placenteras. Además, proveen oportunidades para realizar ejercicio físico y mejoran, por tanto, las condiciones de salud.

Finalmente, la tenencia de mascotas ha sido relacionada con un mayor índice de supervivencia después de infartos, menores niveles de cortisol y triglicéridos, reducción en los niveles de presión arterial, mayor percepción de capacidad y autoeficacia, así como también, incremento y facilitación de interacciones sociales.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba