Home / Salud / Ayuno, secreto del bienestar

Ayuno, secreto del bienestar

El ayuno a agua consiste en mantener al cuerpo bebiendo este líquido mientras el organismo se nutre de sus propias reservas. En las primeras horas del ayuno, el cuerpo consume azúcar (glucosa) que fluye en la sangre y la almacena en el hígado y músculos. Posteriormente, el cuerpo consume las reservas grasas y finalmente las proteínas.

Cuando las reservas se agotan, el cuerpo comienza a digerir las partes y órganos más vitales. Este proceso es conocido como inanición, pero no se debe llegar nunca hasta este punto.

De acuerdo con el autor de “El Poder Curativo del Ayuno”, Karmelo Bizkarra indica que el ayuno permite un tiempo de limpieza interna en el que el organismo elimina las sustancias de desecho y residuos tóxicos acumulados con el tiempo. Entretanto, toda la energía del cuerpo se vuelca hacia el proceso de desintoxicación, autorregulación y finalmente, autocuración.

Así es, ¡el cuerpo se cura durante el ayuno!

La curación es una cualidad de todo ser vivo, mantiene en sí mismo una parte de la capacidad curativa y de regeneración de la naturaleza. Al ayunar, se ahorra energía en el proceso digestivo y asimilación de nutrientes, por tanto, las células y órganos del cuerpo descansan.

El ayuno es el proceso de eliminar, renovar y regenerar. Todo esto posible gracias a la inteligencia somática, la misma que hace que nuestro corazón siga latiendo, que los riñones filtren la sangre de desechos o que el hígado tome las sustancias necesarias para reconstruir el cuerpo y sus funciones y neutralice las sustancias tóxicas ingeridas.

En suma, el ayuno:

  • Facilita el descanso general y completo de los órganos vitales
  • Detiene la ingesta de alimentos que se descomponen en el intestino
  • Vacía el tubo digestivo y se deshace de las bacterias de putrefacción
  • Los órganos de eliminación trabajan a cabalidad
  • Reestablece la bioquímica y fisiología normal
  • Favorece la desintegración y absorción de pus, flemas, derrames, depósitos, tejidos enfermos y tumoraciones
  • Rejuvenece las células, tejidos y órganos del cuerpo
  • Permite la conservación y recanalización de la energía vital
  • Incrementa la capacidad digestiva y de asimilación de nutrientes, tanto en el aparato digestivo como en cada una de las células del organismo
  • Mejora la percepción de los sentidos
Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba