Home / Salud / Células tumorales: más glucosa y menos oxígeno

Células tumorales: más glucosa y menos oxígeno

Cualquier célula de nuestro cuerpo obtiene energía para sus funciones vitales mediante la respiración aerobia. Los glúcidos, concretamente, la glucosa, son materiales utilizados por la célula para cubrir sus requerimientos energéticos.

La respiración aerobia de la glucosa se divide en tres etapas: glucolisis (se lleva a cabo en citoplasma), ciclo de Krebs y cadena transportadora de electrones (ambas se llevan a cabo en mitocondria). Al finalizar, la célula obtendrá energía química ATP (adenosín trifosfato).

En 1924, Otto Warburg, comprobó que las células tumorales se comportan de una manera diferente, justo al final de la primera etapa, en donde, en lugar de llevarse a cabo en mitocondria y seguir con el ciclo de Krebs, la glucosa simplemente se descompone en piruvato y finalmente se desvía hacia la producción de ácido láctico.

Es decir, gastan mucha glucosa ocupando menor consumo de oxígeno debido a un probable daño en el sistema respiratorio celular. Al finalizar este comportamiento anómalo, únicamente se producen dos moléculas de ATP. En consecuencia, la célula tumoral se ve obligada a captar enormes cantidades de glucosa lo cual contribuye al desarrollo de cáncer.

Las células no cancerosas, se someten a la respiración aerobia donde la glucosa se descompone completamente en piruvato y posteriormente se procesa en dióxido de carbono produciendo 32 moléculas de ATP.

Pese a que estos hallazgos le valieron el Premio Nobel de 1931 al fisiólogo alemán, Warburg, desde entonces, poco ha avanzado la ciencia en investigaciones ulteriores. Por tanto, aún no está comprobado que dicho desvío sea la causa plena de la enfermedad ya que, dentro de un tumor se ha evidenciado que existen células con predominio de un metabolismo desviado hacia el ácido láctico, como células con predominio oxidativo clásico.

Sin embargo, está resurgiendo el estudio del metabolismo de los tumores sino y también se están encontrando nuevas rutas metabólicas al igual que técnicas para regular las rutas conocidas. Aunque hay mucho trabajo por delante, es probable que surjan nuevas opciones para inhibir el crecimiento tumoral.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba