Home / Salud / El cerebro y las microsiestas

El cerebro y las microsiestas

Todos alguna vez en nuestra vida hemos leído, escuchado o experimentado lo aburridas que pueden llegar a ser las situaciones monótonas, lo que probablemente no consideramos es que si esto se junta con cansancio o estrés puede ser realmente peligroso.

160404123734_dormir_624x351_thinkstock_nocredit

Las microsiestas son episodios de sueño poco profundo que pueden durar de una fracción hasta 30 segundos en donde el cerebro se adormece involuntariamente bajo situaciones de fatiga o tensión extrema y aunque son mucho más recurrentes en personas con trastornos de sueño, a cualquiera le puede pasar. Los horarios más comunes para que éstas se susciten son al atardecer, que es cuando nuestro cuerpo experimenta un bajón de energía y por las noches, cuando acostumbramos dormir.

sueno-cafe-chico

Un grupo de investigadores publicó en la revista Neuroimage un estudio que realizaron a 18 voluntarios, a quienes mantuvieron despiertos por 22 horas dentro de una cámara de resonancia magnética y se les pidió no quedase dormidos. Mientras los sujetos batallaban por mantenerse despiertos el escáner cerebral devolvió resultados interesantes.

Durante los episodios de microsiestas, la sección del tálamo, una sección del cerebro involucrada en la regulación del sueño, redujo su actividad considerablemente. Por otro lado, las regiones responsables de procesar las sensaciones y poner atención, las cuales son esencialmente importantes para mantenerse despierto, incrementaron su actividad lo que sugiere que como parte del microsueño, el cerebro se mantiene en “modo despierto” mientras otras partes del cuerpo sucumben temporalmente a la urgencia de descanso.

45142210_ml-1024x683

Las microsiestas, en este sentido, resultan extremadamente riesgosas, en especial para los conductores. De acuerdo con el profesor Jim Horne, director del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Loughborough en Inglaterra, el 20% de los accidentes en las principales autopistas están relacionados con el sueño. Además, Horne estudió por 10 años un grupo de conductores británicos en donde el 45% de hombres y el 22% de mujeres admitieron haber experimentado una microsiesta mientras conducían aunque según Horne, ésta cifra pudiera ser mayor ya que, según explica, el sueño tiene que durar por más de un minuto o dos para que el cerebro lo registre y lo recuerde.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba