Home / Salud / Comer carne ¿bueno o malo?

Comer carne ¿bueno o malo?

carne

Cada vez que la sociedad llega a un punto de extremidad, hay una contraparte que busca el otro extremo, de ahí las teorías de que no comer carne es mejor para la salud y que es mejor llevar una dieta vegetariana.

Pero alrededor de las dietas vegetarianas hay también teorías que desmienten su salubridad argumentando que sólo las carnes de origen animal contienen los aminoácidos necesarios para nuestra salud y el tipo de proteína necesaria para mantenernos fuertes y sanos.

Es una realidad que si consumimos carne es más fácil generar tejidos como son los músculos, pues incluso hay un estudio que la mejor carne para el ser humano es la de él mismo. Esto es obvio, pues consumes tejido con los componentes necesarios para generar otro tejido.

El problema se encuentra en el hecho que nuestra sociedad occidental ha cambiado el tamaño de las porciones que se consumen. Si vas a un restaurante y pides un steak de carne te sirven alrededor de 200 gr. y hay que notar que es sólo una de las tres comidas principales. Aquí está el problema, el cuerpo para obtener los aminoácidos necesarios sólo necesita comer 30gr. de carne al día.

La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ha anunciado que hubo un incremento en el consumo de grasas y carne del 3% esto es una proporción muy grande ya que significa que la sociedad en general ha modificado su manera de alimentarse, pues el humano se consideraba más vegetariano que carnívoro y esto hace que el hombre suba en la pirámide.

Y es una realidad que si se limitara la ingesta de carne procesada a menos de 20 gr al día se reduciría la mortalidad hasta un 3.3%, pues no sólo se relaciona con tipos de cáncer, sino también con el aporte de grasas saturadas, con un aumento en el riesgo cardiovascular y en la obesidad. No por esto el Dr. Carlos Alberto González del Instituto Catalán de Oncología cree que se debe de llegar a planteamientos vegetarianos.

Entonces ¿cuál es la respuesta? Todo el problema de la carne y sus efectos cancerígenos radican en el hecho que el consumo de la carne acidifica el pH de nuestro cuerpo quitándole oxígeno a la sangre. Para evitar este efecto de la carne el Dr. Dean Ornis de la Universidad de San Francisco recomienda comer poca o ninguna carne rojo e incluir en cantidades altas el consumo de verduras, frutas y legumbres, pocos carbohidratos y un consumo elevado de ácidos grasos omega-3 para contrarrestar la acidez de los otros alimentos. La respuesta está en la calidad y en la poca cantidad.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba