Home / Salud / Cronobiología: ciclos biológicos

Cronobiología: ciclos biológicos

Anteriormente se creía que el ambiente determinaba los cambios en los sistemas vivientes y que todo ciclo biológico era una respuesta a las variaciones del entorno. Fue en 1930 cuando se fundó la primera sociedad científica dedicada al estudio de los ritmos biológicos y en 1960, en el marco del primer simposio de esta sociedad, se declaró el nacimiento oficial de la cronobiología.

Esta disciplina científica estudia la organización temporal de los seres vivos, sus alteraciones y los mecanismos que la regulan. Es decir, se ocupa de estudiar los mecanismos por los que se producen los ritmos biológicos y sus aplicaciones en biología y medicina.

Los organismos disponen de relojes biológicos autónomos que les permiten anticiparse a sucesos que ocurren de modo periódicamente previsible, tal como es la salida y puesta del sol, la llegada de las estaciones, el horario de comida o la aparición de depredadores a cierta hora del día.

Los seres vivos disponen, además de los circadianos, de otros tres mecanismos que se comportan como cronómetros:

El primero de ellos permite detectar intervalos de segundos, minutos y horas. Permite “presentir” que un semáforo va a cambiar a verde cuando hemos detenido el auto, regular la cadencia con la que se tocan las teclas del piano o la secuencia de una cierta coreografía.

El otro, permite asociar cada acontecimiento de la vida con una etiqueta temporal, imprescindible para recordar y discriminar que un suceso tuvo lugar ayer, hace una semana o un año. El correcto etiquetado del tiempo es fundamental para nuestra vida.

El tercero controla el número de veces en que puede dividirse una célula, basado en el acortamiento de los telómeros tras cada ciclo celular.

Los relojes biológicos también gobiernan nuestra vida, ellos nos mantienen alertas durante el día y nos preparan para el descanso y recuperación durante la noche. Generalmente no somos conscientes de lo que supone el correcto funcionamiento de nuestros ritmos internos, sin embargo, quien haya experimentado el denominado jet lag, justo experimenta la alteración del reloj biológico.

Finalmente, la cronobiología aplicada a la farmacología permite que los índices de curación de ciertos tipos de cáncer, puedan mejorar mediante la aplicación de agentes quimioterápicos considerando las horas de mayor sensibilidad a los efectos tóxicos de los fármacos y las de mayor sensibilidad de las células tumorales.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba