Home / Salud / De paternidad y microsatélites

De paternidad y microsatélites

Saber quién es el padre del vástago siempre ha sido un tema que ha entretenido a la sociedad. Anteriormente se utilizaron métodos imprecisos y poco objetivos. Pero en 1985, se descubrió la huella genética que ha sido de gran utilidad tanto en la investigación biológica de la paternidad como en criminalística.

El genoma de dos personas cualesquiera tiene un 99% de semejanza. Si deseáramos diferenciar a los individuos, sería necesario fijarnos en ese 1%. Por su parte, para las pruebas de paternidad, se requeriría identificar las secuencias de ADN que se heredan de padres a hijos y que éstas sean lo suficientemente variables en la población como para que no existan dos personas que compartan mismas secuencias.

En el ADN existen regiones conocidas como minisatélites (VNTR) y microsatélites (STR por sus siglas en inglés) de gran variabilidad entre individuos, que permiten utilizarlas como marcadores moleculares que son repeticiones cortas en tándem que es un pequeño número de nucleótidos que van de 3 a 4 pares.

Estos STR´s son marcadores genéticos de elección para la creación de bases de datos nacionales de perfiles de ADN con fines de investigación criminal, estudios poblacionales, de genes de predisposición genética de enfermedades, etc.

Cada persona dispone de dos copias de cada cromosoma, uno de nuestro padre y otro de la madre, por lo que se tienen dos versiones de alelos, es decir, de esta secuencia de repeticiones.

Así, la paternidad o maternidad, pueden establecerse mediante la comparación de los perfiles genéticos del padre, madre y el hijo. En algunas ocasiones, también de otros familiares o muestras de cadáver cuando el presunto padre o madre ha fallecido.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba