Home / Historia / Tu evolución en la sangre

Tu evolución en la sangre

La sangre guarda el secreto de nuestra propia evolución. Si conoces tu grupo sanguíneo, aquí puedes ver de dónde procedes:

Los temerarios del Grupo O:

siendo el más antiguo y básico, fue el primer tipo de sangre que hubo en el planeta. Fueron tiempos en donde todos vivían concentrados y compartían la misma dieta, respiraban los mismos organismos y tenían un sistema inmunológico resistente e ingobernable, más que dispuesto y capaz para destruir cualquier amenaza.

Los aventureros del Grupo A:

estos portadores fueron los primeros inmigrantes quienes, forzados por la necesidad, tuvieron que adaptarse a estilos de vida agrarios y vivir en comunidades multitudinarias.

Los estoicos del Grupo B:

Fueron capaces de adaptarse a nuevos climas y la mezcla de poblaciones ocasionada por las grandes migraciones desde África hasta Europa, Asia y América. Tienen su origen en la región del Himalaya, los Urales y entre las tribus caucásicas y mongoles. Son pues, el equilibrio entre las tensiones de la mente y las exigencias del sistema inmune.

Los sorprendentes del Grupo AB:

Apareció hace unos mil años después de grandes migraciones de pueblos orientales hacia occidente. Tan solo un 5% de la población posee este tipo de sangre que es una rara fusión entre los grupos A y el B, los cuales no tienen más de 15,000 – 25,000 años de antigüedad.

El tipo de sangre es clave para el sistema inmunológico ya que controla la influencia de los virus, bacterias, infecciones, sustancias químicas, estrés, etc.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba