Home / Salud / La batalla contra la comida fortificada

La batalla contra la comida fortificada

vitamina-fortificada

Siempre ha habido modas alrededor de la comida, teorías de lo que se debe de comer y lo que no. En los ochentas hubo una guerra en contra de las grasas y luego los nutriologos recomendaron quitar los carbohidratos para bajar de peso.

Ahora la moda gira alrededor de lo orgánico y lo natural, todo esto ha sacado a relucir diferentes verdades acerca de la fabricación masiva de “comida”.

Uno de los aspectos más importantes de la moda alimenticia del día de hoy es la persistencia en sacar a la luz los verdaderos intereses del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (los responsables en hacer la pirámide alimentaria y recomendar la ingesta diaria de los diferentes tipos de alimentos), decisiones que están estrechamente ligadas con los intereses económicos del país. Un ejemplo importante de estas decisiones, es la sobreestimación de los lácteos y de la industria ganadera.

Todo esto ayudó a informarnos sobre alimentos recomendados como “saludables” que en realidad no lo eran. Los científicos comprobaron que las condiciones con las que ordeñaban y alimentaban a las vacas no eran las óptimas como para recomendar sus productos, pues en realidad los nutrientes de algunos alimentos no pertenecían a ellos, sino que eran fortificados, o sea, las vitaminas que dicen en los empaques, eran agregadas. El calcio de la leche es externo a la leche, ya que después de haber pasado por todos los procesos de pasteurización se queda sin las grasas que nos nutren.

Estos estudios pasaron sus pruebas por el gobierno e incluso demandaron al Departamento de Agricultura por promover el yogurt como fuente de calcio, pero sus defensas eran demasiado poderosas, pagaban la multa y se salían con la suya.

La nueva teoría entonces, es que en vez de comer los productos procesados con conservantes, se debe de buscar la comida que contenga sus nutrientes originales, aunque se echen a perder más rápido.

Los cereales de marcas como Kellog´s y Nestlé también fueron altamente atacados, pues argumentan que las vitaminas son agregadas por razones de mercadotecnia y no de salud, ya que dan la ilusión de ser saludables aún con pocas calorías. Además, las vitaminas agregadas no tienen la cantidad adecuada para los niños, que son los consumidores principales.

En resumen, la nueva teoría a favor de lo orgánico y realmente natural es que las personas consuman comida que aunque tenga más calorías y grasa sea nutritiva en el sentido de que te de energía y no nada más azúcar.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba