Home / Salud / La evolución de los lácteos

La evolución de los lácteos

leche

Actualmente se ha escuchado mucho sobre la intolerancia a la lactosa. Pero ¿qué es lo que ha cambiado en el consumo de la misma que ahora se escucha más sobre eso?

Bueno, el ordeño de vacas se remite aproximadamente a 4,000 años a.c. y es que cuando el hombre probó la leche de vaca se dio cuenta que le caía mal, por eso decidió fermentarla y hacer queso.
El hombre lleva consumiendo leche materna desde su existencia hace millones de años, y es que la leche materna es una de las causas de que nuestra especie se haya preservado. Aunque casi todas las leches tienen las mismas sustancias, agua, proteína, grasa, lactosa, vitaminas y minerales. Los nutrientes de la leche materna son muy diferentes a los de la leche de otro animal. La leche materna tiene como principal atributo el desarrollo del sistema nervioso. La leche de vaca tiene como principal función hacer que el animal crezca. Pueden ver el ejemplo en la proporción de lo que crece una vaca en un año y lo que crece un ser humano el primer año, contando también lo que su cerebro se desarrolla en ese período.

Lo que ha diferenciado el consumo de leche a lo largo de los años es el hecho de que cada vez somos más personas y estamos más urbanizados.

La leche en la modernidad, hace 100 años, tenía otro proceso para su consumo. Las vacas se pastoreaban y estaban alimentadas solamente de pasto. Se sacaban máximo 16 litros de leche de cada una diario.
Con cada década que fue pasando, la leche se fue haciendo más comercial. Las vacas se pusieron en espacios reducidos en los que ya no caminaban y eran alimentadas de maíz. Esto ocasionó que hubiera muchas infecciones por lo que se inventó la “pasteurización”.

Ahora estamos en algo que le podríamos llamar “problema”, las vacas están encerradas alrededor de metal y son ordeñadas por máquinas de metal que causan infecciones en las tetillas, lo que obliga a darles antibióticos. Existe otro conflicto, se necesitarían demasiadas vacas para complacer la demanda de tantas personas que consumen leche, por lo que el maíz es inyectado con hormonas para que las vacas den 80 litros de leche al día.
Dado que a la mitad del camino para llegar a la leche en Tetra Pak, los nutricionistas se dieron que cuenta que la grasa no era buena para la salud. Le quitaron gran parte de lo que era nutritivo de la leche ofreciendo al mercado leche light, leche deslactosada, leche deslactosada light, etc… Dejando como resultado algo “enriquecido” y “fortificado” alejado de lo que era la leche en su origen. Y ni siquiera era como si era digestible en su forma original.

El cuerpo humano no cuenta con las enzimas suficientes para tolerar la lactosa, muchos lo sienten, algunos otros no. Estás enzimas que carecemos nos impiden absorber los nutrientes que tiene la leche antes de tomarla.
Y uno se podría preguntar por el famoso calcio que nos da la leche. Bueno, éste proviene del pasto que consume la vaca (en la forma original de ordeñar a la vaca). La leche que compramos ahora tiene el calcio del enriquecimiento artificial. Por eso si lo que uno quiere es calcio lo puede obtener en todos los verdes a nuestro alcance. Y si estás muy acostumbrado a tomar leche, puedes consumir leche de almendra o de arroz. La conclusión recae en escuchar a nuestro cuerpo, si éste nos avisa que algo no se siente bien a la hora de ser consumido, elimínalo de tu dieta.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (3)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba