Home / Salud / La heroína y sus usos médicos

La heroína y sus usos médicos

El primer trabajo científico sobre la heroína se publicó en 1806 por Friedrich Wilhem Adam Sertürner, un farmacéutico que aisló el alcaloide activo del opio y lo llamó morfina en honor a Morfeo, el dios de los sueños. Sin embargo, este estudioso no tenía ninguna educación universitaria por lo que su trabajo fue ignorado por mucho tiempo, pero en 1831 recibió el premio Monthyon por ese mismo trabajo.

En 1898 el laboratorio Bayer fabricó la “heroína” pocos días después de lanzar la aspirina. La heroína se vendía como sedante para la tos y sustituto de la morfina pensando que era menos adictiva. Más tarde se descubrió que en el organismo, la heroína se absorbía como morfina.

heroina

Después de muchos años de su venta, descubrieron que los pacientes habían desarrollado una fuerte adicción a ella. En 1913 se suspendió la venta y se hizo un control sobre el uso de opiáceos en los Estados Unidos. En una encuesta que se hizo entre 1878 y 1885 se comprobó que la mitad de los adictos en Estados Unidos eran amas de casa de clase media que tomaban jarabe para la tos en demasía.

Sin embargo, la producción de heroína continuó en grandes cantidades, pues se usaba para la terapia de adictos a la morfina y la cocaína, se creía que era una buena droga de reemplazo.

En 1925 su prohibición fue total, aunque en las farmacias alemanas se podía adquirir heroína hasta 1971. Pero no porque su venta en farmacias ya no exista, quiere decir que la droga no se consume, actualmente, es una de las drogas más buscadas y la cual le dio el nombre de “junkies” a los que comúnmente ingerían este tipo de droga.

heroina2

En su venta ilegal, la heroína se puede vender como polvo para inhalar, para poner sublingual, se puede fumar mezclada con cualquier tabaco, de forma intravenosa en una inyección. Las dosis ingeridas van de 5 a 10 mg pero un adicto que utiliza esta droga por mucho tiempo puede requerir hasta 4.2 veces más, esto puede aumentar tanto que cause una enfermedad mortal.

El uso de la heroína en la historia es un ejemplo del peligro que pueden ser los fármacos y la dependencia que pueden generar.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba